Se terminó el tiempo de los candidatos, con sus discursos, sus cruces verbales, sus marchas y fotos de recorridas. Ahora llegó el momento de los ciudadanos, que tienen en sus manos el poder más importante: el del voto. Esta noche, cuando comiencen a llegar los datos desde cada una de las mesas, podremos comenzar a avizorar cómo queda planteado el nuevo mapa político de Chubut para los próximos dos años, cuando habrá elecciones provinciales y municipales, y se renovarán todos los cargos ejecutivos y legislativos.

Serán los chubutenses los que hoy decidirán, por un lado, qué boleta ubica dos senadores, si el oficialismo nacional o la oposición, en cualquiera de sus formas. Ese dato ya es central, porque puede inclinar la balanza a favor o en contra del quórum automático en la Cámara Alta, y cambiar la relación de fuerzas dentro del Senado que conduce Cristina Kirchner.

Pero el vecino con su voto, además de decidir quiénes son los que llegan al Congreso, también va a comenzar a marcar un camino a los protagonistas de la política local, que tienen aspiraciones para los próximos años. En realidad, este poder el votante ya comenzó a ejercerlo en las PASO, donde varias figuras quedaron el camino fuera de competencia. Y ahora la elección final, terminará de posicionar a los que resulten favorecidos con el voto.

Las urnas y los barbijos, una imagen que se volverá a ver este domingo.
Las urnas y los barbijos, una imagen que se volverá a ver este domingo.

No es cuestión aquí de hacer pronósticos, ni de anticiparnos a lo que va a suceder. No es lo indicado y tampoco es prudente. Sí, en todo caso, decir lo que está en juego, para luego analizar los números definitivos, y hacer el balance correspondiente. Es nuestra obligación decir que acá no solamente se está votando a legisladores, porque con el resultado, se estará comenzando a perfilar un escenario para 2023, algo que también dijimos en la previa de las PASO.

Lo primero a estar atentos este domingo, es en la concurrencia de la gente a las urnas. En las primarias habíamos anticipado en la previa que notábamos apatía, desinterés, falta de entusiasmo. Y se verificó en el número final de votantes, el más bajo del que se tenga registro, al menos desde 1983. Apenas un 67 % fue a votar, producto de las dudas que generó el contexto de pandemia, pero especialmente por el poco interés que despertó la campaña electoral, con temas alejados de la agenda cotidiana y falta de propuestas concretas.

Baja asistencia de votantes hubo en las PASO. ¿Se repetirá?
Baja asistencia de votantes hubo en las PASO. ¿Se repetirá?

Dos meses después, la expectativa de todos, tanto candidatos como organizadores, es que se sumará más gente a expresar su voto, quizás llegando a los niveles históricos que no suelen bajar del 75 %. Ojalá esto se cumpla, y vuelva a ser una fiesta de la democracia, con la ciudadanía aprovechando la oportunidad que tiene cada dos años de marcarle la cancha a sus representantes.

CONTEXTO PREVIO

Si vale la analogía, podríamos decir que está por comenzar el segundo tiempo de un partido de fútbol. El resultado de la primera mitad fue claro, y marca que hay un equipo que se fue al vestuario como ganador, pero aún no hay nada definido hasta que el árbitro termina los 90 minutos. O en este caso, hasta que se cuentan los votos.

Las primarias fueron una encuesta certera, una foto del momento, que envió un mensaje claro a los partidos políticos. En Chubut, le dio un amplio respaldo a Juntos por el Cambio, que salió claramente como fuerza más votada 36 mil votos por encima del Frente de Todos, en segundo lugar, y por sobre la lista de Chubut Somos Todos, que se ubicó tercera muy por detrás.

¿Esto de por sí determina algo? Claro que no, aunque tampoco se puede decir que pasa desapercibido. La experiencia muestra que la gente suele ir a la elección general analizando el resultado primario, y que lo más común es que se vuelque por alguno de los dos más votados. Pero no es una regla general, sino solamente la lectura de lo que ha dejado previamente este sistema implementado desde 2015.

Ignacio Torres votando junto a su abuelo en las PASO. Su lista fue la más votada en septiembre en Chubut.
Ignacio Torres votando junto a su abuelo en las PASO. Su lista fue la más votada en septiembre en Chubut.

No es imposible que un votante cambie su voto, más si interpreta que puede ser más útil destinarlo a otro candidato que tiene más chances. Además, habrá que ver qué ocurre con el universo de los que votaron en blanco y de los que no fueron a votar hace dos meses y ahora decidirán asistir. El destino de esos votos es indescifrable, porque aún no se han expresado de manera positiva.

La cuestión es que ocurre con el resto de los votos que ya se expresaron hace dos meses, y ver el efecto que las distintas campañas antagónicas pueden haber causado en la decisión de los ciudadanos. Surgen interrogantes a develar después de las 18 de este domingo: ¿logrará la lista de Torres evitar la fuga de votos de las otras dos listas radicales que no ganaron la interna e incluso aumentar su caudal?; ¿podrá la lista del gobierno provincial evitar el discurso de la grieta nacional y colar su mensaje local?; ¿podrá revertir la lista del justicialismo la pérdida de votos en las PASO y recuperar su piso histórico?.

Carlos Linares votando en las primarias. La lista que encabeza se ubicó en segundo lugar.
Carlos Linares votando en las primarias. La lista que encabeza se ubicó en segundo lugar.

La respuesta a cada uno de esos interrogantes los tiene el vecino, que definirá de acuerdo a lo que haya ponderado en la previa. Por ejemplo, si las visitas de figuras nacionales para apoyar a algunos candidatos, sumaron o restaron. En todo caso, lo que dejaron en claro, es que Chubut está siendo muy observada, y de golpe se convirtió en una provincia apetecida por el poder central.

10 años de Chubut en el Congreso

LAS JUGADAS LOCALES

Otro punto para prestar especial interés este domingo, será cómo queden parados los jefes territoriales, que son los intendentes. Está claro que el mayor interés pasa por un lado en el plebiscito a las gestiones, tanto la nacional como la provincial, y en el análisis del mensaje que las urnas dan a sus gobernantes en una elección de medio término. Pero atención a los intendentes, que pueden ser claves en el armado de lo que viene en la provincia.

Si un jefe comunal quiere demostrar volumen político, el primer lugar donde debe hacerse fuerte es en su propio terruño. Difícilmente pueda convencer al resto de los chubutenses que tiene un proyecto provincial, si primero no es capaz de demostrar apoyo de sus propios vecinos. Cada intendente se juega también su propia parada, de demostrar su poderío.

El listado puede incluir nombres como Juan Pablo Luque en Comodoro Rivadavia, los hermanos Ricardo y Gustavo Sastre en Puerto Madryn, Adrián Maderna en Trelew, y Damián Biss en Rawson, por nombrar a las localidades más importantes, aunque por supuesto no se agota allí.

Intendentes Gustavo Sastre, Adrián Maderna, Damián Biss y Juan Pablo Luque. También se juegan el apoyo en su territorio.
Intendentes Gustavo Sastre, Adrián Maderna, Damián Biss y Juan Pablo Luque. También se juegan el apoyo en su territorio.

Ningún intendente quiere que la lista que apoya pierda en su ciudad, porque eso sería una muestra de debilidad. O sea que más allá de la guerra general, hay batallas locales, que no sólo suman al resultado total, sino que marcan quién queda mejor o peor parado para lo que viene, que es la apuesta por 2023.

Algunos jefes comunales tuvieron un rol más protagónico en la campaña, y a otros quizás se los notó más escondidos. Estuvieron los que se pusieron la camiseta en serio, y los que miraron de costado. En todo caso, ninguno podrá escapar al análisis posterior del resultado. Especialmente aquellos que pertenecen al espacio del oficialismo nacional, que estará muy atento al desempeño mostrado a la hora de decidir el destino de las futuras obras.

Resta decir que, más allá de quién gane, es probable que una de las consecuencias de estas elecciones, sea el rearmado del escenario de partidos políticos, ya sin tanta preponderancia de los partidos históricos, y con el surgimiento de fuerzas locales que apuesten a nuevos y eclécticos frentes.

Así lo anticipamos después de las PASO y así se desprende de los trámites que varias figuras de la política local están haciendo en la justicia, abriendo el paraguas por si les toca escapar de las estructuras tradicionales. Porque este domingo se juega un partido importante, pero para muchos, el mundial será dentro de dos años.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!