CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El expresidente Mauricio Macri aseguró que si Juan Domingo Perón estuviera vivo apoyaría más a él que al kirchnerismo. Dijo que los actuales referentes del Partido Justicialista no representan los valores del fundador del movimiento. A su vez, disparó contra la campaña de vacunación implementada por la actual gestión y aseguró que su gobierno hubiera conseguido más vacunas contra el coronavirus.

“Si Perón hoy viniese acá, diría ‘yo me anoto en Juntos por el Cambio’”, dijo Macri en diálogo con el periodista Jorge Lanata para radio Mitre.

“Hay que trabajar y poner el granito de arena; como decía el General, cada uno tiene que producir al menos lo que consume. Esta versión kirchnerista del peronismo se ha olvidado por completo de estas máximas de Perón”, mencionó el expresidente.

Consideró que "esta versión del peronismo se ha transformado en representante de los que no trabajan; y nosotros representamos a los que quieren trabajar”, comparó. 

Agregó sobre los gobiernos kirchneristas que "el statu quo ha sido una fábrica de pobres”, y puntualmente, en el caso del Gobierno de Alberto Fernández, remarcó: “Era mentira que había otro peronismo dispuesto a acordar”.

Nuevo libro

Respecto a su nuevo libro, denominado "Primer tiempo", Macri contó que él decidió el nombre para “que quede claro que hay un segundo tiempo de la transformación”.

“Lo que busco es reafirmar por qué comencé en política y fue para ayudar a que la gente viva mejor. Hay que transformar la Argentina. Quizá sea difícil entender que 2015-2019 fue el prólogo de la transformación hasta que la Argentina vuelva a encarar 20 años de crecimiento tras esta marcha atrás del populismo”, explicó. 

Sobre su rol político de cara a las próximas elecciones, el exmandatario evitó confirmar si iba a postularse y dijo que "para que se concrete hacen falta más liderazgos, más alternativas. No estoy pensando en eso pero claro que tiene que haber internas para 2023, es fundamental”, resumió. Y añadió: “Soy un amante del desarrollo de una persona. Hay que competir para sacar lo mejor de uno”.

Según informó La Nación, Macri mencionó sobre su Gobierno que en 2015 no había conciencia de que el Estado estaba quebrado y no había una vocación de decir que el país estaba quebrado. “Hicimos muchas cosas, la revolución de la educación, pero si no tenés moneda ni previsibilidad, no tenés la capacidad de empleo que es lo que la gente quiere”, abrevió. 

“Yo nunca tuve que vetar una ley para recortar el gasto -agregó-. Las leyes que veté se debieron a que aumentaban el gasto: una era la que prohibía los despidos y la otra la de retrotraer las tarifas”.

“Teníamos fragilidad política y no admitirla fue un error; teníamos minoría en los gremios, en las organizaciones sociales, en el empresariado. Los empresarios del campo, del turismo y la energía estuvieron a favor pero el resto, una gran mayoría, no. Perdieron la dignidad y se rindieron y no se vieron capaces”, subrayó el expresidente. 

Deuda con el FMI

Macri dijo no arrepentirse de haber tomado deuda con el Fondo Monetario Internacional. “La deuda es hija del déficit y el déficit lo dejó el kirchnerismo. Cuando se acabó el crédito internacional por la disputa entre Trump y el Estado chino, había que renovar el apoyo político del mundo a esa Argentina que le quería poner un punto a la chavización de América Latina. El Fondo son los países del mundo que te ayudan o no. Martín Guzmán se está endeudando al 18%", sumó. 

Luego de que la vicepresidenta Cristina Kirchner expresara en el acto por el 24 de marzo, que la Argentina no podrá pagar la deuda al fondo porque no tiene la plata y que la situación es responsabilidad del gobierno anterior, Macri expresó: “La doctora Kirchner miente cuando dice que pagó todas las deudas; hizo pésima negociación con el Club de París, hasta tenía deudas con los países vecinos. Ese déficit le quedó a la nación, y nos llevó a tomar deuda y combatir la inflación”,argumento. 

Y siguió: "Recibió el país con un 4% de superávit y lo entregó con un 5% de déficit. Ella dejó la deuda con los jubilados, la de las provincias, con los holdouts. Hasta a Bolivia y Paraguay se les debía plata. Nosotros salimos a pagarle a todo el mundo y quedamos solos”.

Luego de las declaraciones de la líder de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien aseguró que Macri debería estar preso, el exmandatario manifestó: “Me da mucha pena lo que vivió, pero no pudo salir del rencor, del odio. Yo supe perdonar (en relación con su secuestro), tuve un quiebre mental. Ella no ha podido”.

Además, de nuevo sobre Cristina Kirchner, aseguró: “Lo que marca a esta gente es el cinismo absoluto cuando hablan de este lawfare. Yo creo en la justicia independiente. Cuando investigaron los Panamá Papers fui el primero en presentarme. Ellos se han dedicado sistemáticamente a eso, yo tengo más de 200 denuncias y todas de ellos, le meten presión a los jueces para que avancen los procesos, inventan causas en lugares artificiales”.

Campaña de vacunación

En relación con la pandemia y a la campaña de vacunación que lleva adelante el Gobierno, dijo que si él estuviera en el poder la Argentina tendría “las mismas vacunas que tiene Chile, con las puertas del mundo abiertas”.

Finalmente, sobre su futuro político resumió: “No te puedo contestar si quiero ser presidente de nuevo; mi tarea ahora es trabajar para que el sistema institucional siga funcionando porque ella (Cristina), a la cabeza, quiere romper el sistema para no tener alternancia institucional”.

“Voy a trabajar para que tengamos los mejores candidatos”, se comprometió el líder de Juntos por el Cambio e insistió en que durante su gestión él salió del statu quo para que la Argentina tenga el lugar que le corresponde. “No me voy a morir hasta que la Argentina llegué al lugar que se merece”.

“Para mí lo importante en mi rol actual es el compromiso con millones de argentinos, en los que creen con convicción que pueden mejorar, superarse y estar más cerca de ser felices. A todos ellos les quise decir que ese cambio puede continuar, y ese es mi compromiso”, continuó Macri y añadió que quiere que surjan nuevos liderazgos que busquen enfrentar al statu quo.

“No quiero esta aversión al riesgo que tiene la política hoy. El político tiene que asumir riesgos y acercar a la gente a esa tierra prometida”.

“Yo creo en los argentinos. Hoy no existe el asado y la heladera la están empeñando. Pero con este aprendizaje vamos a volver, no solo por lo que aprendimos. El 23 va a ser una etapa distinta porque no va a haber nada oculto. Si hacés las cosas mal y repetís las políticas que fracasaron, vas a tener las mismas consecuencias. El mundo espera a ese gigante en potencia que nunca termina de aparecer. Les pedimos a los jóvenes que no se vayan, que la Argentina les va a dar esa oportunidad que hoy no les están dando”.

Fuente: La Nación