RAWSON (ADNSUR) - En medio de una crisis económica que obligó al gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, a anunciar este mes el pago en tres etapas del sueldo a los estatales provinciales, el ministro de hacienda y crédito público, Luis Tarrío, renunció al cargo que había asumido el 28 de Junio último.

En diálogo con Télam, el funcionario confirmó: "Me voy del cargo porque en estas condiciones no se puede seguir más, en medio de operaciones de adentro y de afuera".

Chubut enfrenta una crisis económica signada por un déficit en las cuentas públicas que los especialistas adjudican a los aumentos que se firmaron en paritarias con los gremios estatales antes de las elecciones provinciales, y que hoy la administración del reelecto Arcioni no puede afrontar con los recursos corrientes.

"Los compromisos salariales no los asumí yo, simplemente afronté la realidad que tenía por delante y hasta acá llegué", indicó el ministro a Télam, aunque prefirió no profundizar en las razones de la renuncia, que parecen tener también alguna raíz política.

Tarrío, quien había cumplido funciones en el equipo económico como subsecretario de Coordinación Financiera antes de ser promovido a ministro, se aprestaba a iniciar gestiones con el gobierno nacional para lograr un apoyo económico.

También gestionó la emisión de letras de tesorería por montos cercanos a los 1.500 millones de pesos como para cubrir en parte el déficit de caja.

La renuncia de Tarrío agrava la situación institucional del gobierno chubutense, que fue reelecto hace exactamente dos meses, y que, por no poder pagar los sueldos ni sostener la prestación de la obra social de los empleados públicos, enfrenta un paro total de actividades y cortes de rutas que comenzaron esta mañana de manera simultánea en distintos puntos de la provincia.