COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Pajarito (33) es un agradecido. Así se percibe y así lo transmite. Con un tono cálido en su voz y palabras que te hacen sentir cercano, cuenta cómo comenzó en la música cuando era solo un niño. “Empece con el incentivo de mi mamá, Patricia Romero, mi viejita. Por ella empecé en la música. Me llevaba de festivales en festivales cuando no sabía ni tocar ni el timbre, pero fue mi gran incentivo y ella misma me compró mi primer violincito, este instrumento que ha sido el pasaporte de mi historia musical”, contó a ADNSUR.

Estos días no son soles cualesquiera para Pajarito. En menos de 15 días el músico salteño, que hace 7 años está radicado en Comodoro Rivadavia, viajará a la provincia de Córdoba para tocar en el marco del Festival de Cosquín, tanto en los espectáculos callejeros como en el concurso, al cual clasificó en la categoría solista instrumental.

¿Pero cómo terminó representando a Comodoro Rivadavia y Chubut este músico que tocó con el Chaqueño Palavecino y Jorge Rojas?

 

 

TODO POR UN SUEÑO

Para entenderlo hay que remontarse a su niñez en Salta. Pajarito cuenta que de chico le gustó la música y a los 9 años su mamá lo incentivo a que comience a tocar el violín. Su maestro fue Pascual Ceballos, hermano mayor del Chaqueño Palavecino.

En su tierra natal, Pajarito, que en realidad se llama Carlos Alberto Armella, conoció a Diego Navamuel, un amigo con el que intentó darle forma a “Las voces de Cobos”, un proyecto musical que no prosperó pero que fue la puerta de entrada para este presente.

“Él ha sido el gran responsable de venirme acá. Trabajamos juntos en el proyecto y por cosas de la vida se terminó desarmando. Yo me quede en el norte,y él se vino para el sur, a El Maitén y me dijo vení, tenés que probar”.

Era el 2005, Pajarito estaba soltero y decidió probar suerte para tratar de cumplir su sueño: hacer su propia carrera musical. Fueron tiempos de mucha soledad y la posibilidad de reencontrarse con la música desde otro lugar. “Estaba solo, no tenía mi familia, nada, pero me quede enamorado de la Patagonia porque me reencontré con la música escuchando a Hugo Giménez Agüero, y una canción que me llegó al alma fue “Te escribo desde el sur”, porque era la misma situación que me estaba pasando a mí”, recordó.

Por cosas del destino el violinista solo se quedó dos años y volvió a sus pagos, pero su conexión con la Patagonia ya se había sellado para siempre.

El regreso a su tierra natal lo llevó a tocar con el Chaqueño Palavecino en la Bombonera, el Luna Park y otros escenarios. Luego el que lo convocaría sería Jorge Rojas para su disco “Marca borrada”.

 

Pajarito acompañando al ex Los Nocheros, Jorge Rojas.Pajarito acompañando al ex Los Nocheros, Jorge Rojas.
Pajarito acompañando al ex Los Nocheros, Jorge Rojas.

 

En 2013 su amigo nuevamente lo sedujo con el sur. Por ese entonces, Navamuel ya estaba viviendo en Sarmiento, y Pajarito volvió nuevamente  a Comodoro. “Decidí volver en busca de conseguir un trabajo, lo que uno viene siempre a la ciudad, como cualquier provinciano; a hacer patria, a buscar nuevos rumbos, nuevos caminos y tener un sostén para mi familia y concretar mi sueño, que era algo que tenía pendiente hacerlo”, cuenta.

Con overol y botines de punta de acero el músico supo recorrer el yacimiento petrolero Cerro Dragón, donde cumplió funciones como maquinista hasta que decidió dedicarse de lleno a la música.

En busca de su sueño, Pajarito integró junto Fernando Cejas y Miguel Cerbeto “La Llave”, un grupo que duró cerca de un año hasta que las obligaciones laborales le pusieron punto final.

Fue en ese momento, hace casi dos años, que decidió ir por todo con su proyecto solista. Así arrancó su camino junto Jonathan Páez, Ramiro Páez, Roque Páez, German Gómez, Franco Santervaz y Franklin Castro, con quienes grabó “Canta Cardenal”, disco en el que homenajea a la Patagonia con dos canciones de Hugo Giménez Agüero.

 

El violinista junto a los músicos que lo acompañan en su proyecto solista. El violinista junto a los músicos que lo acompañan en su proyecto solista.
El violinista junto a los músicos que lo acompañan en su proyecto solista.

 

El último 20 de diciembre el disco salió al mercado, grabado por estudios Atempo de Damián Moyano y Nicolás Narváez. Con trompeta, violín, guitarras, charango, instrumentos de vientos, bajo y percusión, Pajarito fusiona el folclore del norte con el de la Patagonia, con un estilo moderno.

Por estos días el músico ya se prepara para viajar a Córdoba, sabiendo que tiene una gran oportunidad para seguir buscando su sueño. “Estoy cerrando una gran etapa en este 2019. Necesitaba concretar ese proyecto para sacarmelo de adentro y decir: "lo pude hacer". Ahora depende de que la gente lo pueda recibir bien o recibir mal porque el jurado de todo esto es el mismo público”, indicó.

“Pero llegar a esta instancia de dos años de proyecto y culminar con un disco en mano y tener la convocatoria de Cosquín es levantar mi mano y agradecer a Dios por hacer posible estas cosas, pero también a mi familia, mi esposa Yolanda Elizabeth, mis hermanos y la gente de Comodoro y Chubut, siempre dando el mensaje del amor”, sentenció.  

 

Pajarito