COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “El peronismo de Chubut tiene que hacer una demostración cabal de compromiso para estar al lado de la gente –manifestó-. Estamos trabajando fuertemente por la unidad y ceo que todos los sectores van a estar incluidos en la nueva conducción. ¿Si se puede suspender por la pandemia? Esto es un proceso y el acto eleccionario es el 29 de noviembre, la situación sanitaria de la provincia habilitará o no una elección. Hace poco hubo dos elecciones en la provincia, de los hermanos bolivianos y chilenos y se hicieron sin inconvenientes. Nosotros tenemos que recorrer el camino y quien determinará si hacen o no las elecciones es la justicia”.

Sobre la situación provincial, cuestionó fuertemente al gobernador Arcioni: “Cuando hizo la conferencia de prensa con ese anuncio –(sobre la salida del pago escalonado)- no sé si le estaban golpeando a la puerta. De Nación ya le bajaron 10.000 millones de pesos va a tener que devolver casi 16.000, ahora quiere otra deuda por 50 millones de dólares, sin saber cómo se va a pagar. Y todo eso para juntar una sola masa salarial, dejando los meses que debe adentro. Seguir endeudando a la provincia es como seguir a un alcohólico al que se le dice que tome menos, pero que no deje de tomar”.

“Hay que ver quiénes están cobrando los intereses por las letras, hay muchísimo dinero que se está yendo de la provincia en intereses y la Legislatura va a poner el ojo en eso. Yo creo que no se tiene que aprobar la nueva colocación de deudas –afirmó-. Hoy la provincia no está en condiciones de seguir endeudándose”.

Para el ex candidato a gobernador, “de esto se va a salir con un sacrificio de todos, lo que incluye a los trabajadores del Estado. Hay que revisar la paritaria que les dieron, porque en el momento que la firmaron sabían que no se iba a poder pagar. Los números son exactos, ‘no hay números más o menos’. Si se firma algo con una cláusula gatillo que no se va a permitir cubrir con los fondos reales que entran a la provincia, es prometer cosas que no se van a poder hacer y hoy no lo puede pagar”.

Consultado si esto implicaría un recorte de salarios, habida cuenta de que las cláusulas gatillo de ajuste en base a la inflación ya están reconocidas, respondió: “Hoy hablamos con el diario del lunes y el problema es mucho más grave que cuando yo lo dije en la campaña. Hoy el gobernador habla de bajar el gasto político y todavía estamos esperando que aclare si pudo sacar 294 personas que le sobraban, o los tomó y no los necesitaba o algo pasó. Al otro día dice que baja 1.100 horas cátedras y no sabemos en qué condiciones, después sabemos que la justicia le dijo que no puede avanzar. Yo digo que hay que sentar a todos los sectores, incluidos los trabajadores, pero el primer sacrificio debe ser de la provincia. Néstor Kirchner solucionó un problema mucho más grave en Santa Cruz, pero hablando con la gente día a día. El gobernador Arcioni no tiene el poder político para llevarlo a cabo”.