La jefa comunal reveló la decisión luego de una reunión que mantuvo con el ministro Coordinador de Gabinete, Víctor Cisterna, quien la recibió en su despacho en compañía del secretario privado del Gobernador, Gonzalo Carpintero.

Tolosa recordó que el año pasado fue candidata en representación del Frente Para la Victoria, pero advirtió que “vamos a apoyar a esta gestión y es mi intención trabajar con este gobierno y tratar de que las cosas estén lo mejor posible para darle bienestar que se merece cada pueblo de Chubut”.

“Lo vamos a charlar, pero casi seguro”, respondió la intendente cuando fue consultada acerca de si su decisión significaba dejar definitivamente las filas del FPV. “Y, desde que pasaron las elecciones quedamos a la deriva. Y lo vamos a charlar con la gente que me acompaña, pero creo que no va a haber problemas”, insistió al referirse a la determinación de abandonar el FPV.

GESTIONES

En diálogo con la prensa, Tolosa explicó que también la intención de entrevistarse con Cisterna surgió como consecuencia de “la preocupación que tenemos en Las Plumas por el tema del agua potable, así que tomé la decisión de tratar directamente esta cuestión con el señor gobernador, que no me pudo recibir por una cuestión de agenda”.

“Es una situación que llegó a su límite máximo, la gente está sin agua hace muchos días. Este problema lo padecimos todo el verano, desde hace años, y cada vez se profundiza más. Me recibió Cisterna y vamos a encontrar alguna solución rápida a este problema”, explicó la intendente de Las Plumas.

Manifestó además que también realizó gestiones ante el área de Servicios Públicos, pero indicó que “me comentaron que también se efectuaron algunos trámites para conseguir los insumos que están faltando, pero el problema es la deuda que se mantiene con los proveedores desde hace tiempo, no les están dando crédito y no se pueden conseguir los insumos para potabilizar el agua del río”.

También planteó la jefa comunal la posibilidad de que la provincia pague una deuda que mantiene con la comuna desde septiembre de 2015 y afirmó que “si se destraban esos fondos que nos adeudan se pueden terminar dos viviendas sociales en El Mirasol y podrían ser entregadas en 10 o 15 días a sus beneficiarios”.

“Es un problema que llegó a su límite máximo, la gente está sin agua hace muchos días. Lo padecimos todo el verano, desde hace años, y cada vez se profundiza más. Vamos a encontrar alguna solución rápida”, explicó. Realizó gestiones ante el área de Servicios Públicos, pero “me comentaron que también hubo trámites para conseguir los insumos que faltan, pero el problema es la deuda que se mantiene con los proveedores desde hace tiempo, no les están dando crédito y no se pueden conseguir los insumos para potabilizar el agua del río”.

Planteó la posibilidad de que Provincia pague una deuda que tiene con la comuna desde septiembre de 2015. “Si se destraban esos fondos se pueden terminar dos viviendas sociales en El Mirasol y podrían ser entregadas en 10 o 15 días a sus beneficiarios”.#