SANTA FE (ADNSUR) - Hugo Víctor Aguirre es albañil, vecino de la localidad santafesina de Arequito y fue acusado de violar a su hija en cuatro oportunidades, a lo largo de varios años. La primera vez ocurrió a los 9 años y la segunda a los 13. De esta segunda ocasión quedó embarazada, y la joven fue obligada a culpar a otra persona.

Luego, dos años después del nacimiento del bebé fruto de la segunda violación, la joven, Natali “N”, volvió a quedar embarazada, y de nuevo fue obligada a mentir culpando a otro hombre. Así procreó a otros 2 hijos más, en menos de 10 años.

Ninguno de los hijos tiene un padre reconocido pero todos son de Aguirre. Las hermanas de la víctima defendieron a su papá en una audiencia en enero de 2020 y acusaron que la joven tenía sexo con el padre “de común acuerdo”, pero que los hijos no eran de él.

Sin embargo, pruebas de ADN corroboraron que todos los hijos son del agresor. Esto fue confirmado por el Ministerio Público de la Acusación a Infobae. Dos de los hijos del violador ahora son mayores de edad.

A Hugo Víctor Aguirre se le acusa de abuso con acceso carnal agravado por ascendencia, promoción de la corrupción de menores, amenazas y tenencia ilegal de arma de uso civil. Su juicio permanece en proceso y si es encontrado culpable podría pasar hasta 35 años en prisión.

Natalí, víctima de las agresiones sexuales, explicó que por años no pudo haber su vida normal, ya que su papá la encerraba y la obligaba a no salir con otras personas o tener amigos. Por ello ya se encuentra en terapia psicológica y con apoyo de expertos.

Esta ayuda también fue brindada a sus hijos, que son a la vez nietos e hijos del agresor sexual. Aguirre permanece en prisión preventiva en espera de la sentencia.