CÒRDOBA (ADNSUR) - Gerardo Reyna atacó a cuchillazos a sus hijos, uno de los cuales murió y la otra se encuentra en grave estado. La madre de las criaturas sostuvo que su expareja actuó en venganza contra ella porque se negaba a retomar la relación y afirmó que, tras cometer el crimen, el hombre le mandó fotos de su hijo cortado en un brazo.

La fiscal de Cosquín, Paula Kelm, imputó al asesino de 39 años detenido el miércoles después de matar a su hijo de 9 años, Thiago, y de herir gravemente a su hija Priscila, de 6.

“Él mata a su hijo para infligirle un sufrimiento de por vida a la mujer”, argumentó la funcionaria en diálogo con La Voz, en relación con el delito que tiene como destinataria final a Brenda Moyano, la mamá de los nenes.

En las últimas horas, también se conoció un detalle que puso en evidencia el perfil del agresor. Se trata de una de las últimas actividades que mostró en la red social Facebook, el 8 de septiembre pasado, cuando cambió su foto principal y le agregó un marco que lo identificaba como un supuesto detractor de la violencia machista. “Nací para cuidar a la mujer, no para violarla ni matarla”, señala el texto que acompaña a la imagen.

El posteo de Facebook del hombre que mató a su hijo de 10 años

Brenda, que seguía viviendo en La Rioja con sus hijos después de la separación, reconoció que Reyna la amenazaba con lesionarse si no llevaba los chicos a verlo hasta Capilla del Monte. “Vine con miedo de que me fuera a hacer algo a mí, pero Thiago me pedía venir a ver a su papá, me pedía quedarse a vivir con su papá y ayudarlo”, relató.

Aunque ella no tenía intenciones de reconciliarse, el hombre seguía insistiendo con promesas de cambio. “Había sacado turno para ir al psicólogo, yo quería saber si estaba apto para seguir viendo a los nenes, íbamos a ir todos al psicólogo”, remarcó.

 Brenda pide que se haga justicia por sus hijos y ruega por la recuperación de Priscila, que permanece internada tras ser operada de urgencia. “Es la única que me queda. Que él pague por lo que hizo, que no salga nunca más, porque si lo intentó una vez, si sale lo va a volver a intentar”, aseguró la mujer a La Voz.