Con ingresos que en marzo alcanzaron los 32 millones de dólares, Chubut recuperó la marca alcanzada en enero del año pasado, previo a la pandemia, según los datos reflejados por la Secretaría de Energía de la Nación. Se trata de valores más cercanos a la “normalidad” de la industria petrolera de los últimos años, aun con períodos de bajas circunstanciales de precios, pero pocas veces tan drásticos como los del año pasado.

Tal como informó ADNSUR, en enero de este año habían alcanzado 28,6 millones de dólares y en febrero, 28,2 millones de dólares, confirmando una tendencia que se hizo notoria desde diciembre, luego de cerrar el año con un promedio de sólo 21,2 millones de dólares por mes.

De aquí en más, cualquier comparación interanual, mientras el precio del petróleo tipo Brent (que se toma como referencia en nuestro país) se sostenga por encima o cerca de los 60 dólares por barril, resultará en un fuerte incremento contra los meses del año pasado, especialmente en el período abril-agosto, cuando la caída de precios del mercado internacional hizo desplomar el promedio de ingresos para Chubut a sólo 8,1 millones de dólares.

Tal como se detalló en un informe anterior de ADNSUR/Petróleo, en 2020 la recaudación total de regalías para Chubut fue de sólo 255 millones de dólares, frente a los 368 millones recaudados en 2019: una merma de de 114 millones de dólares, de un período al otro. Si se considera el tipo de cambio (oficial) actual, representa dos masas salariales que la provincia paga a empleados estatales, ya que el faltante sería superior a los 10.000 millones de pesos.

Los ingresos “reales” de la provincia

A la hora de contabilizar los ingresos netos de la provincia, hay que tener en cuenta que no dispone del total de los 32 millones de dólares reflejados por la Secretaría de Energía de la Nación, que corresponden a marzo pero que ingresan a partir del 15 del mes siguiente, en este caso de abril.

Convertido en pesos, ese monto alcanzó los 2.827,4 millones de pesos en abril, según un informe reservado del Ministerio de Hacienda al que esta agencia tuvo acceso.

Sin embargo, no todo ese fondo queda en disponibilidad para las cuentas provinciales. Hay una parte que se resta porque, aun con la refinanciación, se siguen afrontando vencimientos del BOCADE, que este mes insumió casi 283 millones de pesos. 

Además, la provincia está devolviendo anticipos de regalías que percibió durante los períodos más crudos de la crisis, por lo que esa vía resta otros 156 millones de pesos, más lo que debe pagar la provincia por consumos de gas y combustibles en el interior, lo que totaliza otros 95 millones. 

Luego de la coparticipación correspondiente a municipios, que por ley se quedaron este mes con 453,3 millones de pesos, el “neto” de la caja provincial queda en 1.840 millones de pesos.  

Aunque el monto inicial se disminuyó en más de 1.000 millones de pesos, igualmente el neto adquiere un valor más cercano a tiempos normales, salvo por los vencimientos de deuda, ya que el año pasado, entre los precios bajos y los pagos de deuda externa, en muchos períodos el saldo final quedaba reducido a menos de 500 millones de pesos y en octubre, a alrededor de 200 millones de pesos.

En definitiva: hoy los ingresos de Chubut son mucho más altos que los del año de la pandemia, pero esos recursos todavía están lejos de resolver la deuda salarial con los agentes públicos. Así lo explicamos en el siguiente apartado de este informe.

La deuda salarial todavía es de 6.600 millones de pesos

La recaudación total de abril cerrará con ingresos totales por alrededor de 6.100 millones de pesos, según los cálculos del área de Hacienda de Chubut. Se suman en ese monto final el neto ya mencionado para regalías petroleras, además de coparticipación federal, recaudación propia y algunas colocaciones de letras que hubo a comienzos del mes.

Frente a ese total de ingresos, la masa salarial para pagar a todos los agentes públicos es de 5.100 millones de pesos, por lo que abril será el primer mes en que se pudo cerrar sin déficit entre salarios y recaudación. Sin embargo, la solución todavía está distante. 

El gobierno adeuda a los agentes estatales alrededor de 6.600 millones de pesos, a 60 y a 30 días, según los sectores de la administración pública. De este modo, en la medida que los ingresos petroleros se sostengan, una proyección anual permitiría esperar que se recupere lo perdido durante el año pasado hacia diciembre de 2021.

¿Qué pasa con los demás ingresos? La coparticipación federal también comenzó a recuperarse lentamente, pero sigue sufriendo los descuentos vinculados a los préstamos que Nación envió durante el año pasado para el pago de salarios. Y la recaudación de impuestos provinciales está atada a los tiempos de normalización de la economía, en una pandemia que todavía no concluye.

Con la diferencia entre la masa salarial y los recursos de libre disponibilidad, el Estado debería comenzar a prever la cancelación de deuda salarial, más la demanda de discusión paritaria que plantean los gremios estatales.

“El problema es que no sólo pagamos salarios, sino que en esos recursos también lo que se tiene que destinar a otros gastos, como la compra de medicamentos para los hospitales, que de 350 millones por mes se elevaron a 550 para los remedios especiales”, contaron desde despachos oficiales. “De todas maneras, hemos podido achicar el plazo de pagos, en algunas áreas a sólo 30 días y vamos a seguir mejorando, pero el proceso es largo”.

En ese marco, sólo queda por ahora esperar a que el petróleo se mantenga en los valores actuales. También surge otro interrogante doloroso, ya que con esos números a la vista es difícil imaginar de dónde podrían surgir recursos para responder a la inquietud, lógica y entendible, de actualizar salarios frente a la inflación. Neuquén está buscando apelar a un nuevo endeudamiento por 13.500 millones de pesos para elaborar una propuesta de aumento del 53 por ciento.

El problema, para Chubut, además de no poder sumar más deuda, es que tampoco encontraría quién le fíe.