BUENOS AIRES (ADNSUR) - Selena Gómez (28) se fotografió en traje de baño de manera tal que le permitiera mostrar la cicatriz que le dejó su trasplante de riñón.

Su objetivo, con dicha imagen era hablar de lo que le costó aceptarla y reconocer que a medida que fueron pasando los años se pudo ir amando tal y como es.

"Cuando recibí mi trasplante de riñón, recuerdo que al principio fue muy difícil mostrar mi cicatriz. No quería que apareciera en fotos, así que usé cosas que lo cubrirían. Ahora, más que nunca, confío en quién soy y por lo que pasé", dijo la ex estrella Disney.

Instagram (@selenagomez)

"Estoy orgullosa de eso. Felicitaciones a LA’MARIETTE (una marca de ropa) por lo que está haciendo por las mujeres, lanzando un mensaje en que simplemente todos los cuerpos son hermosos", concluyó.

Días atrás, Selena se animó a mostrar otra de las consecuencias que el lupus dejó en su cuerpo. Mientras se encontraba realizando una receta en su programa de cocina, Selena + Chef, de HBO Max, tuvo que pedirle ayuda a su abuelo para exprimir un limón. "Perdón, tengo manos muy débiles porque tengo lupus", señaló llamando al hombre, que estaba cerca de ella.

Esta enfermedad no solo causó en la cantante problemas físicos, sino también psicológicos. La joven de 28 años tuvo que lidiar con ataques de pánico, por los cuales fue internada en una clínica psiquiátrica para recibir ayuda. "También tuve que pasar por quimioterapia... Podría haber tenido un accidente cerebrovascular", contó hace tiempo.