COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – No se trata de generar miedo, ni realizar comparaciones odiosas, simplemente de recordar la historia y el Comodoro de antes, cuando la ciudad era apenas un pueblo.

Cuenta la historia, documentada en libros, que entre 1907 y 1908 Comodoro sufrió la primera epidemia de su historia, y la única. La difteria y la escarlatina afectaron principalmente a niños y solo una familia, la de Pedro Spinazzola y Nicolassa Ruso, perdió a cinco hijos: Rosa de 12 años, Sara de 5, Ida de 6, Stella de 14 y Joaquín de 2, todos entre el 23 de abril y el 15 de mayo de 1908.

Mientras que otro matrimonio, el de José Suarez y su esposa Antonia, lamentaron el deceso de tres de sus niños: Andrea de 23 meses, Josefa de 5 y José de 3 años.

En ese entonces en el poblado no había médico, recién en 1909 llegó Julio Lavodcat; tampoco farmacia y el fundador de la ciudad, Francisco Pietrobelli, tuvo que hacerse cargo de la situación, hasta que llegaron los enviados de Nación, luego de 12 días. Es que en ese momento tampoco había aviones ni colectivos de larga distancia, solo caballos y barcos.

Como método preventivo, la población decidió refugiarse en sus casas, con sus familias, en los establecimientos de campo, aislados.

Cuenta la historia, recuperada en los libros Comodoro 70 y Crónicas del Centenario, que luego ante cualquier irritación de garganta en un niño los vecinos buscaban alguna estancia para alejarse del poblado. Es que solo en ese pequeño periodo murió la mitad de la población infantil.

La situación es totalmente diferente a la realidad de la ciudad en la actualidad. Hoy Comodoro Rivadavia cuenta con 53 espacios de terapia intensiva en clínicas privadas y hospitales, y las autoridades en conjunto con los privados trabajan en la preparación de sectores en caso que sea necesario.

Por el momento, en Comodoro no se registran casos de coronavirus, y se realiza un amplio trabajo preventivo que tiene como base aquella solución que encontraron los primeros pobladores entre 1907 y 1908: aislarse.