USHUAIA (ADNSUR) - Los pasajeros del crucero Grand Princess descendieron en la ciudad fueguina y ni recibieron ningún tipo de control de temperatura ante la pandemia de coronavirus que alerta al mundo.

Desde el Ministerio de Turismo afirmaron que no pueden hacerle los controles a los pasajeros porque sólo están "7 u 8 horas" en la ciudad y atribuyeron a las empresas como las que deberían hacerlos dentro del buque.

"Si bien se intensificaron los controles que ya existían, hay indicación de aislamiento de toda persona que venga de países de riesgo. Todos los ciudadanos deben estar en aislamiento por 14 días en su domicilio. Los últimos vuelos internacionales fueron controlados. Desde Nación no recibimos vuelos pero la medida de cuarentena no llega a los turistas", dijo la ministra de Salud de Tierra del Fuego, Judith Di Giglio, a Cadena 3.

En tanto, el videpresidente del puerto, Miguel Ángel Ramírez, señaló: "Con los viajes que vienen de más de 10 días, que ya vienen controlados, cualquier manifestación de febrícula o de tos es identificada previamente. Más allá de eso, el puerto tiene sus controles de prevención y siempre hay una declaración jurada que firma el capitán del barco conjuntamente con la gente de sanidad manifestando que los pasajeros no tienen ningún tipo de enfermedad infecto-contagiosa".