COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La zona franca de Río Gallegos abre grandes expectativas para los consumidores. Autos, celulares, joyas y prendas de ropa exentas de tributos son sólo algunos de los productos que se venderán entre un 30% y un 50% menos en Santa Cruz. 

Hace tres años el centro comercial minorista libre de impuestos ya estaba listo para comenzar con sus actividades, con la mercadería comprada, los locales alquilados y los empleados contratados. Sin embargo, el proyecto de la zona franca de Río Gallegos se frenó y recién en las últimas horas fue habilitado mediante una resolución del Boletín Oficial.

De acuerdo a la información publicada por La Nación, la concesión para explotar el terreno en la provincia gobernada actualmente por Alicia Kirchner fue ganada en 2014 por la empresa London Supply, que es la misma que tiene la concesión de la zona libre Puerto Iguazú, la zona franca Caleta Olivia, además de la zona el Paso de los Libres, que está en desarrollo. A su vez, la empresa administra algunos free shops de los aeropuertos del país y mantiene negocios variados.

El gerente de Nuevos Proyectos de London Supply, Francisco Heredia, explicó que el edificio comercial está 100% ocupado. Si bien no hay una cláusula de exclusividad en los rubros de venta, en esta primera etapa decidieron que en el edificio principal no hubiera repetición de rubros para tener una oferta variada.

Así, los 11 locales que abrirán venderán únicamente productos importados y la mayoría son empresas radicadas en Santa Cruz.

DETALLE DE EMPRESAS

En el primer edificio funcionarán Multigroup S.A. (cubiertas, repuestos para automotores, herramientas, artículos para vehículos, iluminación led y domótica), RGL Trading S.A. (bazar, línea blanca, artículos del hogar y juguetería), Tsoneka S.R.L. ( artículos y ropa deportiva y outdoor), Dulzuras Patagónicas S.A. (gastronomía), Joyería LAR (joyería y relojería), Rofer Winds S.A. (indumentaria y ropa de vestir), Vertex Computers S.A. (computación, telefonía celular y tecnología), Patagonia Duty Free S.A, (perfumería, cosmética, comestibles, bebidas alcohólicas y tabaco) y dos empresas para el rubro automotor, Autorio S.A. y Harasic Vera.

CELULARES UN 30% MÁS BARATOS

Uno de los segmentos con mayores expectativas para los consumidores es el tecnológico. En una primera etapa, la única empresa que venderá esos ítems libres de impuestos será Vertex, que además planea hacer hincapié en la venta de productos Apple. Su presidente, Diego Petrich, aseguró que es muy pronto aún para tener una idea de precios, pero ya anticipó que "en informática estaremos un 10% por debajo y en telefonía, 30% más barato".

La empresa concesionaria informó que comenzarán a funcionar en "60 o 90 días", porque "hay que poner en marcha la rueda de vuelta". La inversión fue de US$18 millones hace tres años, detalló Heredia al mismo diario nacional.

"Estábamos listos para inaugurar y los trámites burocráticos fueron demorando las cosas hasta hoy", explicó y agregó que hubo permisionarios que en ese momento compraron la mercadería y contrataron personal, con la idea de que el proyecto avanzaría inmediatamente.

El terreno total de la zona franca Río Gallegos tiene 200 hectáreas. En 14 hay infraestructura. A su vez, se intervendrán nuevos espacios de acuerdo con la demanda de locales que quieran instalarse allí.

"Podemos construir nuevos edificios para pequeños permisionarios, alquilar el terreno para que alguien se construya su propio local o alquilarle la tierra a alguien para construir un centro comercial y los subalquile. Lo que necesitamos es muchos permisionarios para cubrir el predio total", aclaró Heredia.

La construcción inicial con la que comenzará a funcionar la zona franca consta de un primer edificio de 4000 metros cuadrados aproximadamente, que funcionará como un shopping; un edificio de control de ingreso con oficinas de seguridad y para la AFIP; otro administrativo con oficinas de London Supply, de la AFIP y del comité de vigilancia; un edificio de pesaje y dos galpones.

De esta forma, la  zona franca Río Gallegos apunta a competir con la de Punta Arenas, en Chile. "Se busca desalentar la ida a Chile y que las operaciones se produzcan en el país", añadió Heredia.

En la práctica, los vendedores pueden poner el precio de los productos de venta libremente. La expectativa, sin embargo, es que los valores sean mucho menores al promedio por las exenciones. A quienes compren allí se les descontará el IVA (21%), además de algunos tributos de importación. "En algunos productos la reducción del precio puede alcanzar el 50%", sostuvo el ejecutivo de la empresa concesionaria.

Desde que iniciaron los planes con la zona franca, a su principal rubro (la informática) les quitaron aranceles, por lo que en ese sector la diferencia de precios no será tan marcada. En cambio, el ejecutivo aclaró que los celulares importados sí tienen un impuesto alto en el país.

Los mayores de 16 años podrán comprar al por menor hasta un máximo de 600 dólares con franquicia por mes y por persona. En caso de ser un menor de 16 años, la cifra se reduce un 50%. El monto es individual, intransferible y no es acumulativo. Sin embargo, en caso de ser un grupo familiar (con hijos menores de 16), el cupo se puede utilizar de forma conjunta.

Por su parte, los residentes de Santa Cruz que superen el cupo mensual podrán afectar hasta cuatro meses los cupos mensuales siguientes. En caso de ser una familia tipo de Santa Cruz -dos adultos y dos hijos menores de 16- pueden acumular los cupos de cuatro meses, es decir 7200 dólares, y comprar de forma conjunta inclusive una única mercadería.

Los productos allí vendidos pueden ser adquiridos por cualquier persona más allá del lugar de su residencia y ser llevados a cualquier parte del país. Excepto los automóviles, que sólo pueden comprar los habitantes de Santa Cruz, pero que pueden circular por el resto de las provincias.

La zona franca Río Gallegos está emplazada en la ruta nacional Nº 40 km 123, con acceso al Puerto Marítimo de Punta Loyola, al aeropuerto de Río Gallegos y a la frontera con Chile. Allí se puede acceder por una ruta pavimentada, en las afueras de la ciudad de Río Gallegos.

Fuente: La Nación