ALDEA BELEIRO (ADNSUR) – Pasajeros chilenos que había salido en un micro desde la localidad de Coyhaique se vieron imposibilitados de bajar a comer a Aldea Beleiro, como parte de las medidas preventivas que se llevan a cabo por el coronavirus.

Aldea Beleiro es un pequeño pueblo ubicado al sudoeste de Chubut, a tan sólo 40 kilómetros de Coyahique y a 3 kilómetros del paso fronterizo con Chile. Este lunes pasó por el lugar un micro con 33 pasajeros que se dirigían a Comodoro Rivadavia y doce vehículos particulares, con 38 viajeros, que también cruzaron la frontera.

Luego del decreto presidencial, se procedieron a cerrar los dos pasos fronterizos que existen en esa zona - Paso del Triana y el Paso Hito 45 - que estuvo habilitado hasta las 19 del lunes.

El jefe de la comuna rural, Oscar Sánchez, explicó que desde hace una semana viene manteniendo reuniones y antes del cierre fronterizo. Dispuso que “todo vehículo que cruce la frontera pase de largo y no se detengan en el parador, donde siempre se almuerza o se comparte algo y que está dentro de mi aldea. Yo cuido a mi pueblo, y las autoridades nacionales de Gendarmería y Migraciones hagan lo que tengan que hacer”, dijo.

Sánchez señaló que Aldea Beleiro es un pueblo de paso, y que muchos chilenos cruzan por ése lugar para ir a disfrutar de los lagos y de la pesca. No descartó, que los mochileros que suelen dirigirse hacia esas latitudes crucen el paso fronterizo caminando, ya que están muy cerca. “Acá desde hace una semana estamos trabajando, tratando de conocer el tema sobre cómo proceder. Lo hicimos de a poco, asesorándonos con la directora del Hospital de Río Mayo, gente de Gendarmería y Migraciones”, indicó a El Chubut.

Asimismo, aclaró que “el colectivo podía pasar, pero yo no permití que parara en el pueblo; yo cuido a mi gente y el protocolo de mi pueblo lo hicimos al pie de la letra”, indicó para señalar que antes de que se cierre el paso fronterizo pasó un micro con 33 pasajeros y doce vehículos particulares, con 38 ocupantes en total.