Gabriel Batistuta sufrió un millonario embargo por orden de la Justicia Federal de Reconquista tras una denuncia de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). 

El ex futbolista de la Selección Argentina es acusado de no cumplir con el pago del Aporte Solidario y Extraordinario de las Grandes Fortunas -conocido como impuesto a la riqueza- aprobado por el Congreso para paliar los efectos de la pandemia de coronavirus.

La resolución estuvo a cargo del juez federal de Reconquista, Santa Fe, Aldo Alurralde, quien ordenó el embargo el pasado miércoles 17 de agosto sobre tres inmuebles de Batistuta por un valor total es de $ 71.096.882, de los cuales $ 25.037.746 es por intereses y 46.059.135 en concepto de capital.

En este sentido, el deportista había presentado una medida cautelar para no pagar el impuesto, pero fue rechazada en mayo por el mismo juez, También pasó a la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia, Chaco, donde el tribunal de dicha provincia, integrado por las juezas María Denogens, Rocío Alcalá y Patricia García, rechazó el recurso presentado y le dio la razón a su par santafesino.

En el recurso presentado, el ex goleador había iniciado una acción judicial con el objetivo de que se declarase la "inconstitucionalidad del impuesto a la riqueza" ya que consideraba que se vieron afectados diversos principios, entre ellos la "no confiscatoriedad, razonabilidad, igualdad, capacidad contributiva y el derecho de propiedad". 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!