CAPITAL FEDERAL (ADNSRU)- Nicolás Aguiar  regresó de Malvinas. Hace cinco meses  participó de una postulación que cada año el gobierno británico ofrece a estudiantes universitarios para hacer una experiencia de intercambio en las Islas Malvinas.

Para Nicolás, de 24 años, estudiante de Relaciones Internacionales por la Universidad de Rosario (UNR), era una experiencia imperdible.  Y se convirtió en el primer estudiante argentino en lograr el viaje estudiantil. "Cuando me postulé era consciente de que sería una experiencia controversial. Y lo entiendo perfectamente. Comprendo lo que esta causa significa para nosotros los argentinos. Pero aun así, y luego de escuchar con humildad y respeto todas las críticas, acepté el viaje. Estoy convencido de que el diálogo intercultural siempre es positivo", contó Nicolás a Infobae.

A mediados de octubre se enteró que había sido seleccionado  para pasar una semana en las Islas en una casa de familia.

"Fue una experiencia increíble, la más fuerte de mi vida. Me abrió la cabeza en varios aspectos", dijo Aguiar. "El trato fue siempre excelente. La gente fue muy amable y respetuosa conmigo. Antes de ir a Malvinas, me imaginaba una situación de rechazo total por parte de ellos. Pero afortunadamente hay personas que a pesar de la disputa se dan la oportunidad de conocernos", agregó.

Durante la semana, tuvo una agenda intensa. Desde actividades turísticas y de aventura hasta reuniones con legisladores isleños, charlas con locales, una visita al gobierno y una recorrida por el Cementerio Argentino en Darwin, donde yacen los héroes que combatieron en la guerra.

Los únicos momentos en los que sintió el rechazo fue de noche, en los bares. "Me habían advertido que, siendo argentino, intente evitar ir. Ahí sí encontré isleños que me admitieron que odian a los gobiernos argentinos. Pero aun así, pudimos charlar e intercambiar opiniones".