COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Un nuevo escándalo involucra a la SCPL. El consejero suplente Miguel Montoya prepara una denuncia penal por un contrato al que se habría obligado a renunciar a Transacue, una de las firmas controladas por la entidad, que le hubiera reportado un ingreso mensual de 330.000 pesos. Cuestiona además gastos de 7.000 pesos para una supuesta cena no autorizada. Desde el seno de la nueva conducción, Guillermo Costes sostiene que los planteos de Montoya se vinculan con su defensa a Bruno Stange, el gerente que cobró un salario extraordinario de 1 millón de pesos meses atrás, a cuya gestión atribuye “el flan que hubo durante muchos años entre la cooperativa y la política local”.

Montoya plantea que formulará 3 denuncias penales. La primera es por un retiro de 7.000 pesos para un asado, “invocando una supuesta cena del consejo de administración, que no había sido autorizada”, según señaló.

El otro hecho denunciado se vincula con una sesión irregular del consejo, a la que no asistió el presidente, Carlos Luque, por encontrarse de viaje, pese a lo cual firmó posteriormente el acta correspondiente. “Les dije que tenían que anular el acta y la firma, para hacer la sesión nuevamente, pero en lugar de eso me echaron con el argumento de que los consejeros suplentes no pueden participar”, explicó el abogado, ex fiscal de Estado de la provincia.

La tercera irregularidad a la que apunta es de mayor complejidad. Según Montoya, la empresa Transacue (70% de la SCPL y 30% de Provincia) fue obligada a renunciar a una licencia de transportista de energía independiente, que a cambio del mantenimiento de una línea en un tramo de 6 kilómetros, le hubiera reportado 330.000 pesos mensuales.

“Estoy preparando esta denuncia penal y quiero que la justicia cite al genio que dijo que no es recomendable ganar plata”, indicó Montoya, al explicar que fueron los directores de esa empresa controlada quienes dejaron asentado que se les ordenó renunciar a dicha licencia, desde el consejo de administración. 

También advirtió que Bruno Stange, por sentirse perseguido por la nueva conducción, está tramitando su jubilación pero además podría iniciar una demanda por esas actitudes de “acoso laboral”, por lo que, advirtió, “estos consejeros le van a tener que pagar de su propio patrimonio personal”.

COSTES: “HUBO UNA CAJITA FELIZ PARA LA POLÍTICA”

Por su parte, uno de los integrantes de la nueva conducción, Guillermo Costes, a quien Montoya individualizó como “el jetón”, respondió los cuestionamientos y lanzó un contra ataque con datos que involucran los manejos de la entidad en los últimos años.

“Lo de Transacue es una cuestión técnica que ahora no puedo responder, pero lo cierto es que Montoya responde a Bruno Stange, que es el mismo gerente al que nosotros tratamos de recortar el poder desde que llegamos, porque fue quien manejó la relación entre la SCPL y la política local en los últimos años. Fue el responsable de la ‘cajita feliz’, de que haya ‘flan’ desde la entidad para la política”, indicó.

Al preguntarle a qué se refiere con tal apreciación, Costes detalló que a mediados de la década anterior se creó la “Fundación del Plata”, a través de la cual la SCPL pagó, en base a la ordenanza 8.325/2005, un monto total de 4.546.000 pesos, desde enero de 2006 a febrero de 2012. Según el actual consejero, fue en esos años que se puso en vigencia el sistema “pass through” (paso automático), por el cual las tarifas se actualizaban automáticamente cuando la SCPL tenía una suba de costos. Todo ese sistema fue dejado de lado en 2013, cuando se pidió una auditoría a la Universidad  y terminó con la salida de 3 gerentes de la institución.

“Fue en la gestión de Simoncini cuando se aplicó todo este sistema –señaló Costes-, que además integraba Ricardo Gaitán, que es otro de los arietes públicos de Stange, junto con Montoya. Cuando hubo ‘flan’ desde la SCPL hacia la política, el gerente era Stange, que es el mismo al que el intendente Linares individualizó meses atrás, cuando dijo que un directivo cobró un sueldo extraordinario de 1 millón de pesos. Esto es otra irregularidad, porque los sueldos gerenciales están atados al convenio colectivo de Obras Sanitarias, pero nunca fue denunciado por la política”.