CAPITAL FEDERAL - Hace seis meses el Gobierno Nacional lanzó este programa oficial, cuya vigencia caduca este martes. Las empresas que aportan los productos negociaron con la Secretaría de Comercio una extensión de dos meses, de manera que sea el próximo gobierno quien decida si continúa o no esta iniciativa.

Según adelantaron fuentes del Ministerio de Producción a La Nación, se evaluó con las diferentes empresas una serie de aumentos en los productos que integran la lista, pero aclararon que no se hará un aumento global, sino que se tendrá en cuanta cada uno de los items.

Así, se pudo estimar que las subas que se están reclamando oscilan entre 10% y 20% y buscan cubrir, aunque sea parcialmente, los incrementos de costos que tuvieron las empresas durante estos seis meses en los que la inflación se mantuvo siempre por encima del 2% y que tuvo un pico de 5,8% en septiembre.

"La verdad es que nosotros entramos al plan Productos Esenciales en abril con un tipo de cambio a $42 y hoy el dólar está por encima de los $63, y en el medio nuestros precios estuvieron congelados", explicó un empresario que presentó una nueva lista de precios, según indica La Nación.

Junto con el aumento de precios, la otra novedad con la que llegan los Productos Esenciales es la decisión de que esta canasta sea absorbida por el plan Precios Cuidados, cuyo origen se remonta a la gestión de Augusto Costa en la Secretaría de Comercio Interior, en 2014.

La canasta de Productos Esenciales nació en abril y logró duplicar la participación de estos items en las ventas totales de los supermercados: su market share alcanzó al 5% del total de la facturación frente al 2,6% que tenían antes de su implementación.

El programa incluye 14 categorías, entre las que se destacan aceite, arroz, harinas y subproductos, fideos, leche, yogures y postres, yerba, infusiones, azúcar, conservas, polenta, galletitas, mermeladas y bebidas, y estaban disponibles en 2415 puntos de venta.

Fuente: La Nación