Una joven atleta chilena participó de la Media Maratón de Buenos Aires este fin de semana, y tras cruzar la meta se desvaneció sufriendo una muerte súbita. Fue rápidamente atendida por el equipo médico de la organización y se le realizaron las tareas de reanimación.

“Estoy bien, procesando todo. Viva y muy agradecida. Estuve 22 minutos muerta”, dijo Manuela Bugueño Ipinza, a La Nación.

“Estuve 22 minutos muerta”, dijo la joven que casi pierde la vida tras correr una maratón y fue reanimada por los médicos

“Crucé la meta, me desvanecí, me entendieron al tiro. Eso fue lo que en verdad me salvó la vida, porque si no hubiera estado todo el equipo de emergencia, que estaban encargado de esto, yo no estaría contando esto. Esto es de verdad, porque fue todo muy rápido, un muy buen equipo, me hicieron muy buenas compresiones, muy buen trabajo”

“Fueron 22 minutos de masaje cardíaco y de desfibrilación. O sea, como que en el fondo estuve 22 minutos muerta y después me trasladaron muy rápido al hospital. Lo último que me acuerdo es que me desvanecí y luego me desperté en la sala de emergencias del hospital”.

Manuela tiene 30 años, es doctora en su país y sabe de lo que habla cuando remarca el rápido accionar de la atención médica, incluso con las complicaciones de su cuadro, donde el desfibrilador no fue la clave para revivirla: “Yo primero tuve una taquicardia ventricular, en la que se puede usar el DEA porque es desfibrilable. Pero luego tuve actividad eléctrica sin pulso. Eso no se puede desfibrilar, entonces me pasaron adrenalina y otra medicación. Con eso me sacaron del paro”.

Sobre su estado actual, la corredora dijo que en el electroencefalograma no aparece ninguna lesión neurológica, y, hasta el momento, el corazón está normal todos los estudios. Agradeció emocionada la atención en el Hospital Fernández, y dijo que este martes a la madrugada la trasladaron al Hospital Alemán.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!