TURQUÍA (ADNSUR) - El presidente de Turquía, Recep Erdogan, quedó en el foco de las críticas este miércoles, luego de su actitud machista para con la jefa de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

La polémica surgió luego de que Von der Leyen visitara al mandatario junto al  Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Oficialmente y por protocolo, los invitados de un jefe de estado suelen sentarse en un sillón especial colocado "al frente" del encuentro, mientras que los funcionarios de menor rango ocupan los asientos laterales ubicados en el despacho elegido.

Pero en esta oportunidad, y pese a que ambos dirigentes europeos ostentan un rango similar, fue la mujer la obligada a ubicarse en un sillón secundario, dejando en el lugar importante al hombre.

No es la primera vez que Erdogan es tendencia por un hecho de machismo. Recientemente su gobierno optó por retirar al país de un importante tratado firmado en 2011 que busca combatir la violencia contra las mujeres.

Ursula Von der Leyen snubbed in chair gaffe at EU-Erdoğan talks

En las imágenes del encuentro se puede ver cómo Von der Leyen se entera de la situación recién al ingresar al despacho presidencial, en el marco de lo que fue una visita trascendental para relanzar la relación entre la Unión Europea (UE) y Turquía.

“Su postura al sentarse, más allá de la impecable elegancia, igualmente señala incomodidad”, destacó el diario italiano La Repubblica al respecto, luego de que en las imágenes de video se pudiera ver la incomodidad de la funcionaria que incluso llegó a exclamar un "ehm..." en señal de incomodidad al ver la actitud de Erdogan.

Por su parte, el vocero de la Comisión europea, Eric Mamer, aseguró que “Von der Leyen claramente quedó sorprendida, se nota en el video, pero prefirió darle prioridad a cuestiones de sustancia, en lugar del protocolo”. 

Y sumó que la Comisión “espera ser tratada de acuerdo al protocolo adecuado” y que tomaría contacto “con las partes involucradas para que esta situación no se repita en el futuro”.