RAWSON (ADNSUR) - En lo previo se cree que no habría inconvenientes para la aprobación de los pliegos tanto de Ávila, como de Glades y Ramírez, pero la expectativa estará puesta en la votación del nombre del Fiscal de Estado, que se convertirá en un nuevo round de la disputa entre Chubut Somos Todos y el PJ-FPV, donde el árbitro podría llegar a ser el bloque de Cambiemos.

Ocurre que el nombre de Martínez Zapata se sabe que genera resistencias en la bancada de la mayoría, donde su presidente, Javier Touriñán, ya ha dicho que de ninguna manera acompañarán la nominación de un abogado que ha perseguido a funcionarios de la anterior gestión, y que pretende llevar preso nada menos que al ex gobernador Martín Buzzi.

Es decir que si se tratara de un bloque compacto de 16, de ninguna manera habría posibilidad de que esta nominación fuera aprobada.  Pero con el dinamismo de la Cámara en los últimos días, que se pudo ver el martes pasado con tres diputados justicialistas alineados con el dasnevismo, es imposible hacer un pronóstico previo, y las negociaciones seguirán hasta último momento.

De mantenerse este posicionamiento junto al gobierno de parte Di Filippo, Torres Otárola y Brúscoli para mañana, el dasnevismo partiría con 11 votos y le harían falta 3 más para llegar a la mayoría requerida de 14. Algunos confiaban que esos tres votos podrían llegar desde Cambiemos, pero desde esa bancada minoritaria expresaron ayer a este diario que el tema no está definido y que el bloque lo resolverá en las próximas horas.

Si los tres diputados radicales no acompañan, el gobierno deberá recurrir por intermedio de los intendentes a otros legisladores del FPV para negociar el apoyo a algún municipio, algo que ya le dio resultado. Lo que está claro es que el “poroteo” será hasta último momento para un lugar decisivo: el del abogado que representará a la provincia en todos los juicios en que esté involucrado el estado chubutense.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!