La política francesa entró en conmoción en las últimas horas, luego de que sectores militares lanzaran una advertencia al presidente Emmanuel Macron vía carta, en la que se lo acusa “hacer concesiones” a los islamistas y evoca una posible “guerra civil”.

La noticia fue revelada por el semanario de ultraderecha Valeurs Actuelles, donde se asegura que una carta anónima, que presuntamente proviene de "militares en actividad”, invita a los “ciudadanos franceses que la encuentren a la altura de nuestros desafíos” a sumar sus firmas.

El texto ya obtuvo más de 90.000 adhesiones. “Actúen, señoras y señores. Esta vez no se trata de emoción ‘a la carte’, de fórmulas hechas o de mediatización. No se trata de prolongar vuestros mandatos o conquistar otros. Se trata de la supervivencia de nuestro país”, afirma la misiva firmada por 2000 militares y dirigida al presidente francés, Emmanuel Macron, a los ministros, los parlamentarios y oficiales.

Según sus autores, el texto permanece de manera anónima dado que los mismos entraron "recientemente en la carrera” y por eso no puede “reglamentariamente” expresarse “a cara descubierta”.

“Afganistán, Malí, Africa Central… muchos de nosotros conocimos el fuego enemigo. También participamos en la operación Centinela”, escriben, refiriéndose al despliegue militar en Francia desde 2015 para prevenir los atentados terroristas, quienes se identifican como pertenecientes a la “generación del fuego".

“Entonces vimos con nuestros propios ojos los suburbios abandonados, los arreglos con la delincuencia. Soportamos los intentos de instrumentalización de varias comunidades religiosas para quienes Francia no significa nada: solo un objeto de sarcasmo, de desprecio e incluso de odio”, agregan y acusan:  “Nuestros camaradas dieron su vida para destruir el islamismo al cual ustedes están haciendo concesiones en nuestro país”.

“Si estalla una guerra civil, el ejército mantendrá el orden en su propio suelo, porque así se le pedirá. Es en sí la definición de una guerra civil”, sentencia la carta que generó conmoción en el país y alerta en el sector político de Francia.