Este sábado miles de personas se concentraron en La Habana en un acto de apoyo a la Revolución. El mismo fue organizado por el Gobierno cubano y cuenta con el acompañamiento del exmandatario Raúl Castro y el presidente, Miguel Díaz-Canel.

El acto se realiza casi una semana después de que masivas marchas de protesta sacudieran la isla en medio de una fuerte crisis. Durante su desarrollo, el presidente acusó al “enemigo” de “lanzarse con todo para destruir la sagrada unidad ciudadana” y llamó además a la “autocrítica y a combatir “errores” propios.

En sus declaraciones aseguró además que "lo que está viendo el mundo de Cuba es una mentira”, y aseguró que hay difusión de “imágenes falsas” en redes sociales, que “estimulan y glorifican el desacato y la destrucción de inmuebles”.