"Apuesto al 2023", afirmó Patricia Bullrich al hacer pública una carta abierta en la que, literalmente, anuncia que "voy a declinar la posibilidad de ser candidata en los próximos comicios" legislativos, en el marco de la batalla que mantuvo durante días con María Eugenia Vidal.

En efecto, la exgobernadora bonaerense se queda así con el primer puesto en la lista de diputados nacionales de Juntos por el Cambio por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde los macristas se sienten más seguros que en el casi inexpugnable territorio bonaerense.

A la exministra, en tanto, le iba a tocar el tercer lugar en la sábana porteña –detrás de Vidal y del candidato que postule la UCR–, por lo que finalmente declinó toda postulación para las PASO de septiembre y las generales de noviembre, apuntando todo su arsenal a las presidenciales del 2023.

"Estoy segura de que -para esa elección (legislativa)- no soy imprescindible, ya que contamos con excelentes candidatos en todo el país. Igualmente segura de que la mía debe ser otra tarea: la de colaborar en la construcción del futuro, y no disputando un cargo en la Legislatura", indicó Bullrich en su carta pública.

"Por eso apuesto al 2023", continúa, ya que "quiero presentar y perfeccionar junto a ustedes un programa de gobierno que sea una bisagra en la historia argentina. Que termine con la destrucción de la economía privada y logre potenciar las iniciativas, multiplicar empresas y proyectos que llenen de oportunidades al país".

Y prosigue: "Quiero, con mi renuncia, acercarme a la ciudadanía desde donde siento que puedo hacerlo con más profundidad y contribuir a mejorar la calidad de nuestra convivencia solidaria".

Y deja en claro sus aspiraciones presidenciales al señalar que "no renuncio ni renunciaré, en la medida de mis fuerzas, a conducir el país hacia ese horizonte en el que cada argentino pueda ver cumplidos sus sueños".