En la noche de este viernes, en la sede del club Podestá, en el distrito bonaerense opositor de Lanús, el titular de La Cámpora, Máximo Kirchner, les respondió contundentemente a Alberto Fernández y a su ministro de Economía, Martín Guzmán, que días atrás habían defendido la gestión nacional, realizando duras críticas hacia la actual vicepresidenta Cristina Kirchner.

Al mandatario nacional le señaló que “todo aquel que quiere conducir, tiene que haber sido conducido”. Y al segundo le reprochó el estado de la economía a pesar de tener “el apoyo del FMI, de Kristalina Georgieva, del Presidente, de la principal central de trabajadores y de los movimientos sociales",

En un ambiente cerrado, limitado en capacidad pero repleto de banderas, frente a la militancia, el presidente del PJ provincial volvió a exigirle que escuche los reclamos de su espacio y cambie el rumbo económico: “Nuestro pueblo se conduce obedeciendo. Cuando uno quiere conducir, debe saber obedecer, y el pueblo manda. Y para saber conducir el dirigente tiene que haber sido conducido”, lanzó.

Alberto Fernández y Máximo Kirchner en tiempos de alegría kirchnerista. Foto: Archivo
Alberto Fernández y Máximo Kirchner en tiempos de alegría kirchnerista. Foto: Archivo

“Lo que más me preocupa es cuando los dirigentes, más que romper la ola, quieren surfearla. La ola no se surfea, se rompe, porque sino, se hace más grande”, advirtió. “Más que echar la culpa, hay que ponerse encima de los problemas. Esto le va a servir a la gente, y después, el año que viene, que cada ciudadano vote como quiera”, agregó el líder camporista.

En un tono muy crítico e irónico, añadió que “vemos dirigentes de monopatín en los medios, que van con el monopatín, de medio en medio, y logran que los traten bien. No sé las concesiones que harán”, en referencia a los ministros de Alberto Fernández, que durante los últimos días respaldaron al Gobierno en distintas entrevistas.

La respuesta a Guzmán fue más filosa: “Escuché al ministro de Economía decir que no tiene apoyo político. Yo le digo: tenés el apoyo del FMI y el de Kristalina, de la central sindical más importante (la CGT), de los movimientos sociales y del Presidente. ¿Cuánto más apoyo querés para que las cosas salgan bien?”, le dijo, de manera inusualmente directa.

Después insistió, picante: “No he estudiado fuera del país (como Guzmán), pero entendí que hay una nueva clase de discusión política. ¿En serio creen que debatir ideas causa inflación, y que no es causada por el funcionamiento de las importaciones y las exportaciones?”, cuestionó.

Si bien reconoció como positiva la gestión económica durante la pandemia, apuntó nuevamente contra el presidente de la Nación: “Hubo una hiper concentración del ingreso tras la pandemia. Nuestro país se cayó 10 puntos en 2020. Y el año pasado se recuperó 10 puntos. Pero lo que hay que entender es los números son diferentes. La recuperación no es la misma”.

“No quiero correr a nadie por izquierda. Quiero que a la gente le vaya bien. Por eso fuimos a construir la unidad”, Ahora, una vez más, se abre la incógnita sobre la respuesta de Alberto Fernández, que aterriza mañana en Buenos Aires, y no tiene agenda definida para los próximos días. Por lo que dejó entrever en diálogos con los periodistas que lo acompañaron en su gira por España, Alemani y Francia durante los últimos días, planea resistir las presiones que le ordenan eyectar a Guzmán y nombrar a un ministro acorde con las expectativas del kirchnerismo, indicó Infobae.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!