RAWSON (ADNSUR) - Sin contar otras inversiones o gastos necesarios para el funcionamiento del Estado, el déficit vinculado solamente al pago de salarios se ubica en los 16.000 millones de pesos anuales, según el detalle enviado por el Ministerio de Economía a la Legislatura provincial. Si se compara contra el presupuesto 2020, la recaudación del primer semestre quedó 18.000 millones por debajo de lo proyectado, por lo que de no cambiar estas variables, esa diferencia podría duplicarse a fin de año.

En el informe, al que tuvo acceso exclusivo ADNSUR, se puede observar además el impacto de los descuentos mensuales que aplican los títulos públicos adeudados por la provincia, que se deducen automáticamente de las regalías. En la primera mitad del año, los pagos se llevaron casi la mitad de  los recursos generados por la explotación petrolera de la provincia.

Junto con ello, en abril comienza a notarse fuertemente la retracción económica, lo que impacta fuertemente en la recaudación de regalías, por el menor precio del petróleo, como también en la coparticipación y en la recaudación de impuestos propios, por la retracción económica.

Como consecuencia, la recaudación efectiva quedó muy por debajo de lo previsto en el presupuesto 2020, agrandando el déficit provincial hasta límites de dudosa viabilidad para la provincia en lo que queda del año.

Regalías recortadas por deudas y precios bajos del petróleo

En enero, por ejemplo, sobre una liquidación de 1.980,9 millones de pesos de regalías, los servicios de deuda se llevaron 651,8 millones de pesos. Al restar también otros 316,7 millones correspondientes a los municipios, el monto mensual que ingresó a la provincia se redujo a 1.012,3 millones de pesos.

En febrero, se da una situación similar. Sobre un ingreso total liquidado en 2.211,6 millones de pesos, tras la deducción de bonos y coparticipación con municipios, el ingreso neto quedó en 966,7 millones de pesos.

En marzo, sobre 1.7302,1 millones, el neto fue de 1.122,8 millones. En abril comienza a notarse la caída de ingresos por la baja del precio internacional del petróleo. El ingreso neto provincial por este concepto cayó a 454,9 millones de pesos, previo pago de servicios de deuda por 715,8 millones de pesos. En mayo el neto provincial retrocedió hasta solamente 175 millones de pesos, tras pagar 698,2 millones de pesos, mientras que en junio el monto final fue de apenas 83,9 millones de pesos, pese a que la liquidación inicial de regalías se ubicó en 902 millones de pesos. 

En total, en el primer semestre Chubut percibió por regalías 3.835,2 millones de pesos, mientras que para la cancelación parcial de su deuda externa erogó prácticamente una cifra similar, por otros 3.260 millones de pesos.

Por coparticipación federal de impuestos, los ingresos alcanzaron los 7.564,6 millones de pesos en todo el semestre, mientras que por la Dirección General de Rentas, encargada de la recaudación de ingresos propios, se contabilizaron otros 7.864 millones de pesos en los primeros seis meses.

El total de ingresos, que queda por debajo de los 22.000 millones de pesos, refleja una diferencia de alrededor de 8.000 millones de pesos frente a la masa de salarios, que tal como informó ADNSUR esta mañana se ubica actualmente en los 5.200 millones de pesos mensuales, tras la aplicación de las cláusulas salariales acordadas el año pasado. En enero había arrancado en 4.200 millones, para pasar a alrededor de 4.500 millones de pesos a partir de abril, por lo que el total en los seis meses se ubicaría en torno a los 30.000 millones de pesos.

Muy por debajo del presupuesto 2020

Si se toma en cuenta el presupuesto 2020, la recaudación del primer semestre del año queda muy por debajo de esa proyección de ingresos. En regalías se había aspirado a obtener ingresos por 25.515 millones de pesos mensuales, lo que significa que en el primer semestre deberían haber ingresado al menos 12.500 millones. Si se suman el ingreso neto y lo abonado en concepto de deudas, el ingreso final queda muy por debajo de esa cifra, apenas en 8.000 millones si se agrega lo efectivamente coparticipado a los municipios.

Algo similar ocurre con la coparticipación federal de impuestos. Por ese ítem, la provincia aspiraba a ingresar unos 35.000 millones en todo el año, por lo que el primer semestre debería haber obtenido al menos unos 17.500 millones. El informe enviado a Legislatura, sin embargo, refleja un valor equivalente a mucho menos de la mitad de ese valor.

Y en recaudación de impuestos propios, la provincia había previsto un presupuesto de 21.200 millones de pesos en el año, lo que debería haber reportado unos 11.500 millones en el primer semestre. En este ítem, la caída es algo menos marcada, con una diferencia de “sólo” el 30 por ciento en relación al proyectado para la primera mitad del año.

Entre todos los tres rubros principales, se cuentan unos 18.000 millones de pesos menos que lo efectivamente previsto en el presupuesto 2020. El panorama podría ser más grave en el segundo semestre, si no se logra reprogramar el vencimiento de casi 40 millones de dólares (unos 4.000 millones de pesos) que está previsto para el mes de octubre.