COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El Ejecutivo busca asignar, por única vez, el Fondo de Asistencia Educativa Municipal (FAEM) para la compra de netbooks u otros dispositivos, además de la mejora de conectividad de alumnos de Comodoro Rivadavia. Hasta el mes pasado, el monto recaudado, que se conforma con un 3,5 por ciento de la recaudación de impuestos Automotor e Inmobiliario, había alcanzado alrededor de 37 millones de pesos.

Por el momento, el proyecto volvió a comisión, ya que según indicó el concejal Marcos Panquilto, presidente de la comisión de Cultura del Concejo Deliberante, el intendente asumió el compromiso de mantener una reunión con las cooperadoras escolares que deben administrar el fondo, para explicarles los objetivos de la iniciativa.

“Esto lo acordamos ayer, antes de que se conociera el resultado positivo de Covid del intendente, por lo que hemos asumido el compromiso de no tratar el tema hasta que él pueda encabezar esta reunión, junto con las cooperadoras, bibliotecas y concejales”, indicó el edil.

“Creemos que es un proyecto necesario porque vemos la desigualdad muy grande que hay en el acceso a la conectividad –añadió el concejal del Frente de Todos-, nosotros ya habíamos dialogado con las cooperadoras y les expusimos lo que pensamos. Ya teníamos despacho para aprobarlo, pero el intendente nos pidió esperar a que él pueda hablar personalmente y es el compromiso que hemos asumido”.

Proyecto en espera

En la sesión realizada el jueves, el proyecto formaba parte del orden del día pero en base a lo acordado con las cooperadoras se volvió a comisión, a partir de un acuerdo incluso con la oposición, ya que Juntos por el Cambio tenía un dictamen por minoría para rechazar la iniciativa.

El planteo opositor fue fundamentado por el concejal Tomás Buffa, quien ante la consulta para este informe de ADNSUR reseñó que en primer lugar hay un impedimento legal, ya que el FAEM está previsto en la Carta Orgánica Municipal y ésta establece que su administración queda a cargo de la asociación de cooperadoras.

“Los fondos no se han ejecutado y son un crédito a favor de la asociación de cooperadoras –indicó Buffa- y el Ejecutivo no puede disponer de su ejecución. Incluso modificaron el proeycto, para que en lugar del 3,5 por ciento se le entregue al FAEM sólo un 0,7 por ciento y los otros 2,8 puntos se destinen a la compra del equipamiento. Nosotros lo objetamos porque habla del período 2020 y no puede ser retroactivo, entonces serían fondos a partir de la recaudación de noviembre y diciembre, que sería insuficiente para la finalidad que se busca”.

Buffa indicó de todos modos que desde su sector se propuso una alternativa, para que el Ejecutivo municipal reasigne partidas disponibles, en el marco de la emergencia, para la compra de equipamiento, “porque compartimos que es real la necesidad de mejorar la conectividad, pero pedimos que no se les quite a las cooperadoras la posibilidad de disponer de este fondo, que van a necesitar para los edificios escolares en la post pandemia, para la compra de satinizantes y la colocación de mamparas, porque sabemos que la provincia no lo va a poder hacer”.

En el despacho por minoría, la oposición hizo referencia a lo que estipula la Carta Orgánica Municipal:
“El art 34 de la CO es claro en su redacción al promover las actividades desarrolladas por las cooperadoras escolares, ordenando destinar un porcentaje, de los ingresos provenientes de los Impuestos Inmobiliario y Automotor a la creación del Fondo de Asistencia Educativa Municipal (F.A.E.M.), refiriendo explícitamente que este Fondo es administrado con participación de las cooperadoras escolares de Comodoro Rivadavia y de la entidad que las nuclea, debiendo distribuirse proporcional y equitativamente a las necesidades de cada establecimiento escolar”.

Por su parte, Panquilto enfatizó que el intendente asumirá el compromiso de garantizar igualmente los elementos necesarios para los edificios escolares, por lo que insistió en que esa garantía se dará en la reunión que se concretará una vez que el jefe comunal sea dado de alta.
Si bien no se conoce la cantidad de equipos que podrían adquirirse, el edil oficialista estimó que el número de unidades sería importante, al poder avanzar en una compra por mayor, con un fondo que estimó en alrededor de 35 millones de pesos.

Fuentes extraoficiales del ámbito legislativo estimaron que la adquisición podría ascender hasta un número de 700 unidades, además de brindar servicio de conectividad en un número de hogares de chicos que hoy carecen de esa posibilidad.