Una madre en Estados Unidos fue acusada de asesinar a su hija de 4 años al obligarla a permanecer de pie durante tres días seguidos como castigo, haciendo que muera por agotamiento.

Malikah Bennett, de 31 años, está acusada de abuso infantil y asesinato en primer grado por la muerte en 2020 de Majelic “Jellie” Young. La nena fue vista con vida por última vez a fines de agosto de 2020; reportada como desaparecida en septiembre; y sus restos fueron encontrados enterrados fuera de una casa en Charlotte, Carolina del Norte, en mayo de 2021.

Bennett y la abuela de la niña, Tammy Moffett, de 53 años, fueron arrestadas después de dar entrevistas voluntarias con el Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg. Moffett fue acusada de ocultar restos humanos y ser cómplice del asesinato después del hecho.

“He trabajado en homicidios la mayor parte de los últimos 10 años y puedo decirles que este caso es profundamente perturbador”, dijo el teniente Bryan Crum durante una conferencia de prensa a principios de este año.

“Es perturbador para todos los que lo han trabajado. Investigadores de la escena del crimen, detectives, todos los involucrados en este caso; muchos de nosotros somos padres, y es muy difícil entender cómo alguien podría hacerle esto a su hijo, matar a su hijo y enterrarlo y seguir adelante con su vida como si nada hubiera pasado”.

Algunos de esos detalles inquietantes ahora salieron a la luz. Según medios locales, el cuerpo de la niña fue encontrado luego de una llamada telefónica hecha a la policía por un trabajador social. Bennett enfrentaba anteriormente cargos de negligencia infantil relativamente menores relacionados con dos de sus otros hijos.

Según los informes, las órdenes emitidas recientemente contienen el testimonio de testigo de la hermana de 13 años de Majelic. La adolescente supuestamente le dijo a la policía que su hermana menor fue esencialmente castigada hasta la muerte al ser obligada a pararse en el lavadero como castigo.

A la niña no se le permitió ningún descanso para sentarse; tampoco podía irse. La hermana de Majelic dijo que al final del primer día, su hermanita tuvo una evacuación intestinal dentro de sus pantalones. El abuso de tortura permanente supuestamente continuó durante dos días más.

En entrevistas con la policía, la adolescente dijo que la respiración de su hermana era dificultosa, intermitente para el tercer día cuando Majelic finalmente se debilitó tanto que se cayó por la puerta trasera y se golpeó la cabeza contra el suelo. Ese fue el día en que ella murió.

Posteriormente, la hermana mayor dijo que su madre puso a la niña muerta en dos bolsas de plástico donde su cadáver probablemente comenzó a descomponerse dentro del maletero de su camioneta durante cinco días. Luego, la madre presuntamente obligó a la adolescente a ayudarla a cavar un agujero y cubrir el cuerpo de la niña con tierra.

Fuente: TN