COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Pese al hermetismo existente en ámbitos judiciales, ADNSUR pudo establecer que este martes se citó a la licenciada Daniela Cocha, enfermera que tenía a su cargo la Cámara de Vacunas del Área Programática Comodoro Rivadavia y el doctor Jorge Benítez, en el marco de la investigación por la desaparición de 29 dosis de vacunas Sputnik V en el hospital Regional de Comodoro Rivadavia.

Ambos profesionales responderán sobre el modo de distribución y registro de las dosis, ya que en la investigación surgió que la insuficiente organización y registro de los movimientos diarios sería uno de los factores por los que en las jornadas del 26 al 27 de enero último se produjo la desaparición de 30 dosis del segundo componente de la vacuna Sputnik V.

La citación a prestar declaración indagatoria continuará en los próximos días, en tanto pudo saberse que habría al menos una veintena de personas que resultarían imputados en el marco de la investigación.

Taboada podría ser citado

Vale recordar que la Fiscalía había solicitado que también se tome declaración como imputado al presidente de la obra social de Camioneros, Jorge Taboada, quien podría ser citado en los próximos días, a medida que evolucione la investigación, según dejaron entrever fuentes cercanas a la causa.

Robo de vacunas Sputnik: conferencia de prensa en la Unidad Regional

El dirigente había reconocido públicamente que en instalaciones de la obra social se aplicaron la primera dosis un conjunto de personas consideradas “esenciales”, por desempeñarse en la obra social, reconociendo que el sindicato había pagado y recibido una factura oficial por la aplicación de esas inoculaciones.

Incluso días atrás, según trascendió, el líder camionero se habría presentado en un vacunatorio para requerir la aplicación de la segunda dosis, pero ésta le fue denegada porque, como es de público conocimiento, el plan nacional de vacunación hoy prioriza a otros grupos de población para inmunizar. De allí que el operativo de aplicación de la primera dosis en su obra social también resultó irregular, más allá de la capacidad de pago, según advierten quienes trabajaron en la investigación desde el primer momento.

Delitos imputados : malversación de bienes públicos

El inicio de declaraciones indagatorias se produjo después de evaluar el cruce de comunicaciones entre teléfonos celulares de quienes fueron parte de la situación, tanto en el hospital para la distribución de vacunas como de quienes recibieron la primera dosis en la obra social de Camioneros, quienes se disponían a recibir la segunda dosis el día del allanamiento realizado por la justicia provincial, el 19 de febrero último.

En la investigación ya habría elementos para vincular la aplicación de la primera dosis con la desaparición del stock del segundo componente, aunque extrañamente hasta el momento no hubo registro del faltante, en el ámbito hospitalario, del primer componente.

En cuanto al tipo de delito a investigar, para los funcionarios públicos cabría la figura de incumplimiento de los deberes de cuidado de las vacunas. Además, la desaparición de las vacunas no se calificaría como un hurto, sino como malversación de bienes públicos, al cambiar la finalidad con la que fue adquirido dicho bien, en este caso las vacunas. Por otra parte, también hay personas a las que se podría imputar el delito de encubrimiento.