Otra tragedia vial signada por el consumo de alcohol dejó dos adolescentes muertos. Ocurrió este domingo a la madrugada en Tigre, adonde las víctimas chocaron contra una columna metálica de señalización en Camino de los Remeros cuando se desplazaban en un Audi A4.

El conductor, de 19 años, tenía 1,39 gramos de alcohol por litro de sangre, cuando lo permitido por ley es 0,50. Terminó detenido.

Los chicos habían sido compañeros del colegio Santa Teresa, de Tigre. Continuaron siendo amigos después de egresar, en 2019.

Este fin de semana salieron, a pesar de las restricciones vinculadas a la pandemia de coronavirus, y terminaron protagonizando un siniestro fatal.

"Nunca vi algo así: iba muy rápido. Arrancó el guardarrail", confiaron fuentes de la investigación a Clarín.

Manejaba borracho, chocó el Audi de su papá y murieron dos amigos

El accidente ocurrió este domingo alrededor de las 4, en el cruce de Camino de los Remeros y avenida Santa María, en la localidad de Rincón de Milberg. Quedó registrado por las cámaras de seguridad municipales.

Además de incumplir los límites de velocidad permitidos, los adolescentes estaban circulando después del horario permitido, según las restricciones de la pandemia.

Las víctimas fatales fueron identificadas por fuentes policiales como Franco Rossi (18) y Joaquín Alimonda (19) que iban sentados del lado derecho del vehículo, uno adelante -en el asiento del acompañante- y el otro detrás. Allí fue donde impactó el elemento de contención.

Los dos jóvenes que perdieron la vida.
Los dos jóvenes que perdieron la vida.

Ni el conductor, de 19 años, ni el cuarto ocupante del vehículo, de 18 años,  "sufrieron heridas", dijeron las fuentes.

El conductor, identificado como Joaquín Duhalde Bisi, vive en el barrio privado El Atardecer y, tras el impacto, fue detenido. Los investigadores pedirán la prisión preventiva por "doble homicidio simple con dolo eventual". 

El caso está a cargo de la fiscal Laura Capra, de la UFI de Benavídez , que confirmó a Clarín que solicitará que se formalice la detención y agravó la acusación en su contra.

Los adolescentes eran amigos de la infancia, compartían viajes y salidas, aunque sospechan que habían participado de una fiesta clandestina antes del siniestro vial.

La autopsia

Este domingo a la noche se aguardaba el resultado de la pericia de autopsia para entregar los cuerpos a sus familias y que pudieran despedirlos. 

"Dijeron que estaban en la casa del conductor, tomando (alcohol), pero probablemente volvían de otro lado", explicaron las fuentes, mientras indicaron que se intenta reconstruir lo sucedido esta madrugada.

El test de alcoholemia que le hicieron tras el accidente reveló que Duhalde Bisi tenía el triple de acohol en sangre de lo permitido.

"El coche es del padre del detenido", subrayaron las fuentes consultadas aunque no precisaron si el chico se lo sacó o si tenía permiso para manejarlo.