Mariana y su beba fueron encontradas muertas en su casa de la ciudad de Corrientes este lunes al mediodía por Gabriel, el marido y papá de las víctimas, quien fue avisado por un familiar porque la mujer no atendía los llamados.

La situación le llamó la atención, por lo que el hombre insistió al teléfono fijo y al celular hasta que su nene le atendió. "Mamá está durmiendo", le respondió el niño.  Tras advertir que algo estaba mal, salió corriendo para su casa ya que esa mañana mientras desayunaban, Mariana comentó que tenía como un zumbido en el oído y que se iba a controlar la presión.

“Cuando llegué, mi señora estaba muerta en la cama con el bebé, al que sin querer lo había asfixiado”, intentó explicar Gabriel sobre las razones del fallecimiento de su hija Delfina, que iba a ser bautizada este 10 de mayo.

Las fuentes policiales informaron que, a simple vista, no había signos de violencia. “Aún no están listos los resultados de la autopsia, pero lo que se sabe es que la mujer sufría de hipertensión severa, que se agravó con el embarazo”, indicó el subjefe de la policía provincial de Corrientes, Eduardo Acevedo, quien agregó que, por cómo fueron halladas, la beba murió cuando "estaba siendo amamantada”, en charla con Agencia Télam.