RAWSON (ADNSUR) - A partir de un trabajo de relevamiento previo de documentación que durante varios meses llevó adelante la Oficina Anticorrupción, ahora el Ministerio Público Fiscal está avanzando en una investigación preliminar para determinar si hay mérito para pedir la apertura de una causa por presunto enriquecimiento ilícito contra Leonardo Aquilanti, ex gerente de Lotería del Chubut y subsecretario de Bosques durante las gestiones de Mario Das Neves, y actualmente director del Banco del Chubut.

Así se desprende del oficio que debió responder hace unos días atrás el área de Catastro de la Municipalidad de Rawson, un requerimiento que llegó con la firma de los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams, y en el que se pide la documentación referida a un terreno ubicado en el ingreso a Playa Unión -que estaría publicado para la venta en la actualidad-, y que en su momento habría sido otorgado a Aquilanti para la instalación de un comercio durante la gestión del ex intendente Adrián López.

Según pudo saber ADNSUR, el trabajo previo de la Oficina Anticorrupción fue reunir una gran cantidad de documentación oficial, en el que constan las declaraciones juradas presentadas por Aquilanti en los últimos 15 años, con el detalle de propiedades muebles e inmuebles, y una enumeración de cuentas en pesos y en dólares en distintos bancos, que arrojarían una suma total patrimonial del grupo familiar muy por encima de los ingresos laborales que percibió como funcionario público.

Hay que recordar que Aquilanti fue funcionario público de manera casi ininterrumpida desde diciembre de 2003, cuando fue designado en el directorio del Instituto de Asistencia Social por el entonces gobernador Mario Das Neves, para luego asumir como asesor del bloque dasnevista en la Legislatura entre 2011 y 2015, y después volver a la función pública como Subsecretario de Bosques. En principio, las inconsistencias se habrían encontrado en esos períodos, previo a presentar la última declaración jurada hace un par de años para asumir como director del Banco Chubut.

Hay que recordar que, de acuerdo al artículo 268 inc. 2 del Código Penal, “será reprimido con reclusión o prisión de dos a seis años, multa del cincuenta por ciento al ciento por ciento del valor del enriquecimiento e inhabilitación absoluta perpetua, el que al ser debidamente requerido, no justificare la procedencia de un enriquecimiento patrimonial apreciable suyo o de persona interpuesta para disimularlo, ocurrido con posterioridad a la asunción de un cargo o empleo público y hasta dos años después de haber cesado en su desempeño”.

Es decir que, si esta causa llegara a avanzar por decisión de los fiscales Williams y Rodríguez, Aquilanti tendría la carga de demostrar de qué manera adquirió los bienes a su nombre o los de su entorno, y si no pudiera comprobarlo de manera fehaciente, debería devolverlos. Así se determinó en los juicios orales realizados a otros funcionarios de la misma gestión de gobierno, como Diego Correa y Oscar “Chito” Alarcón. Y también un caso similar es el Gonzalo Carpintero, quien se declaró culpable por enriquecimiento ilícito pero el juez Sergio Piñeda le denegó la posibilidad de un juicio abreviado en la causa “Revelación”.