COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La causa penal que investiga el aterrizaje de un avión en el Aeródromo "13 de Diciembre" ubicado en el barrio Industrial de esta ciudad investiga el recorrido del la aeronave y los motivos por los que cambió su plan de vuelo, resolviendo bajar en esta pista y no en el aeropuerto "General Mosconi" como indicaba el plan original.

Fuentes judiciales aseguraron a ADNSUR que los "únicos vuelos autorizados para operar son los sanitarios y de repatriación" y que la investigación avanzará con averiguar cada uno de los aeropuertos en los que bajó el avión secuestrado y los pasajeros que subieron y bajaron en cada caso. En este marco, se investiga si hubo un quiebre de la cuarentena en base a los protocolos vigentes por el avance del coronavirus y las disposiciones que regulan el movimiento de pasajeros.

Por su parte, fuentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria indicaron a esta agencia que ese organismo no tiene la función de autorizar aterrizajes: “el avión tuvo autorización de la EANA, que tenía la opción de negar ese permiso y exigirle que aterrizara en el aeropuerto General Mosconi, era una posibilidad si hubieran considerado necesario hacer un control –explicaron-. Pero no es la PSA la que tiene esa potestad”. Sin embargo, fuentes judiciales confirmaron a ADNSUR que el cambio de intinerario provocó que ningún integrante de la PSA estuviera en el Aeródromo local en el momento del aterrizaje, como ocurre en la totalidad de vuelos que llegan al aeropuerto "General Mosconi".

EANA (Empresa Argentina de Navegación Aérea), es una sociedad del estado bajo la órbita del Ministerio de Transporte de la Nación, según establece la ley 27.161.  Tiene a su cargo la coordinación y administración del tránsito aéreo en todo el país y es responsable de la operatoria en las torres de control en 54 aeródromos y aeropuertos, además de 5 centros regionales de control de área.

“La PSA no tiene facultades para autorizar un aterrizaje en un lugar o en otro, tampoco la tiene el Ministerio de Seguridad de la provincia: los únicos que pueden decidir esto son EANA y ANAC”, explicaron las fuentes consultadas por esta agencia. EANA en realidad es la empresa que presta el servicio a la Administración Nacional de Aviación Civil Argentina. Esta aclaración también surge de lo que establecen las normativas vigentes, ya que en las últimas horas hubo un cruce de cuestionamientos entre integrantes de la PSA y el gobierno provincial, atribuyéndose mutuamente una responsabilidad que en rigor ninguno tiene.

“Si había que realizar un protocolo sobre los pilotos del avión, lo tendría que haber comunicado las autoridades sanitarias a la EANA o ANAC", aseguraron fuentes a ADNSUR.

EL ITINERARIO

En el descargo que prepara el piloto responsable del avión, Reynaldo Van Domselar, según pudo reconstruir esta agencia, se apunta a demostrar ante la Justicia federal que no hubo irregularidad en el procedimiento.

El secuestro judicial del avión PA Piper Arrow aterrizado el viernes 10 de abril en el aeródromo 13 de Diciembre se basó en una denuncia de que allí habrían descendido trabajadores de una empresa minera de Santa Cruz, quienes en todo caso sí hubieran estado obligados a cumplir con el protocolo sanitario que, de hecho, debieron cumplir los pasajeros de otros dos vuelos privados, que aterrizaron en el aeropuerto Mosconi el sábado 11 de abril.

 Según los pilotos, “el vuelo fue hasta Catamarca a buscar 5 pasajeros, con escalas técnicas en Mendoza y Neuquén”, describieron las fuentes consultadas para reconstruir el itinerario del Piper que hoy es objeto de la investigación judicial.

“Originalmente, el vuelo tenía previsto volver desde Las Heras hacia el aeropuerto Mosconi para reaprovisionar combustible y luego ir hacia el aeródromo, pero como ese trayecto se hizo con mucho viento a favor, no fue necesario el repostaje, sumado a que la meteorología hizo aconsejable no seguir y optar por la alternativa más segura, que era bajar directamente en el aeródromo. Esto se hizo con autorización de EANA y del jefe del aeródromo –se expondrá en el descargo ante la jueza federal Eva Parcio-, por lo que si algún organismo hubiera tenido dudas, o hubiera existido un planteo de alguna medida de prevención, tranquilamente se podría haber denegado ese permiso y exigir el aterrizaje en Mosconi. Pero bajo ningún punto de vista se aterrizó sin autorización o para evadir controles”, aseguraron.

Esta mañana, el presidente del Aeroclub de Comodoro Rivadavia, Luis Oller, aseguró a ADNSUR que esa institución no tiene facultad para dar autorización al aterrizaje, ya que es independiente del funcionamiento del aeródromo propiamente, que como tal es de carácter público y se regula por la autoridad de EANA y ANAC.  Fuentes judiciales aseguraron a ADNSUR que también este punto formará parte de la investigación en la causa. 

La investigación judicial apunta a dilucidar si hubo una violación de normas en los procedimientos aplicados, autorizaciones y si los pilotos debían cumplir con los períodos de cuarentena que rigen en esta provincia. Mientras tanto, el avión privado permanece secuestrado en uno de los hangares del Aeroclub.