Samuel Luiz Muñiz fue asesinado a golpes la noche del viernes pasado al sábado cerca de una discoteca en La Coruña, Galicia, lo que provocó conmoción e indignación en España.

Tres jóvenes de entre 20 y 25 años fueron detenidos por ser presuntos autores de la brutal agresión que terminó con la vida de Samuel Luiz Muñiz, la Policía Nacional de España estuvo a cargo del operativo según publicó el sitio El Español.

Al parecer todos pertenecen al mismo grupo de amigos, son españoles y vecinos de La Coruña y no conocían a la víctima. Los investigadores coincidieron en que ellos tres habrían sido los que agredieron en un primer momento a Samuel, previo al resto de agresores, amigos de los atacantes, se unieran a la persecución y la paliza que acabó con la vida del joven el viernes 3 de julio, informa el periódico.

La tercer persona que fue detenida por los investigadores sería uno de los que en los minutos siguientes al inicio de la agresión se sumó a los golpes y pateó al chico hasta dejarlo sin vida en la Avenida de Buenos Aires, en el Paseo Marítimo de La Coruña.

Homicidio del joven gay: detuvieron a tres hombres que habrían iniciado la golpiza

Desde las cámaras de seguridad de la zona, se pudo corroborar que Samuel Luiz dejó de moverse 15 minutos después de que empezara la agresión, tras una serie de golpes y patadas continuas.

El joven, de 24 años, no pudo sobrevivir a la paliza y murió en el hospital de La Coruña esa misma madrugada. Según las fuentes consultadas por El Español, no se descartan más detenciones en las próximas horas.

Una de las hipótesis más fuertes es que el móvil del crimen fue la homofobia

Sin embargo, los primeros indicios registrados por los investigadores en el caso del brutal asesinato del joven de 24 años apuntan a que no fue un crimen de odio.

Así lo indicaron a Efe fuentes cercanas a la investigación, que precisaron que se ha tomado ya declaración a 15 personas relacionadas con la pelea.

Por el momento, la Policía no descarta ninguna hipótesis, pero en las pesquisas que ha llevado a cabo hasta hora no aparecen indicios de delito de odio.

Un móvil que, en principio, no parece cobrar peso porque todo se desencadenó cuando Samuel y una amiga estaban realizando una videollamada con el teléfono móvil con otra joven, lo que desencadenó la pelea porque un grupo de jóvenes creyó que estaban grabando.

Otro de las razones que podrían descartar la agresión homófoba es que el grupo que le dio la salvaje paliza a Samuel no lo conocía de antes ni podía saber su orientación sexual.

Con información de EFE