Se trata de Basra Parminder, de 37 años de edad, un hombre de nacionalidad india que finalmente fue condenado este jueves a prisión perpetua por estrangular a su esposa en un departamento del barrio de Vélez Sarsfield hace dos años, en el 2019 y también  por haber abusado sexualmente de su cuñada. 

 El imputado, tuvo la posibilidad de declarar por última vez, y solo pidió ver a sus hijos. Durante su declaración previa ante el tribunal había confesado: "Yo maté a mi mujer, pero el de la violación no fui yo".

El fallo fue dictado este jueves por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 24 porteño. La audiencia comenzó alrededor de las 12 y se realizó de manera virtual debido a la pandemia de coronavirus.

Los jueces María Cecilia Maiza, Marcelo Roberto Alvero y María Elina Regueira Debenedetto no le creyeron y este jueves lo condenaron a perpetua por ambos delitos.

Los magistrados dispusieron de que los hijos que la víctima tuvo con el femicida -quienes actualmente están bajo la guarda de su tía- accedan a la reparación económica prevista en la denominada "Ley Brisa".

Durante los alegatos de las partes, el fiscal de juicio Leandro D'Asenzo pidió que el hombre fuera condenado a la pena perpetua por el asesinato de su esposa, María Salinas (33), en la noche del 13 de noviembre de 2019 en un departamento de avenida Rivadavia al 8800.

Además, le imputó "amenazas coactivas reiteradas en dos ocasiones y abuso sexual simple", en otro hecho cuya víctima fue la hermana de María. Ese ataque ocurrió dos meses antes del femicidio. 

"De los hechos, no hay ningún tipo de duda", sentenció el fiscal en sus alegatos. 

Durante el juico Parminder confesó formalmente el crimen de su esposa, ya que con anterioridad había explicado que no recordaba lo que había sucedido ese día porque ingirió una considerable cantidad de pastillas de Clonazepam.

Ese relato se contradecía con el que realizó frente a los policías que lo detuvieron el día del crimen. Fue el propio Parminder quien llamó a al 911 la mañana del 14 de noviembre de 2019, después de dormir toda la noche junto al cadáver de su esposa. Sin embargo, esa confesión no tenía valor por no efectuarse en sede judicial. 

En su alegato, el abogado defensor Hugo López Carribero no hizo mención respecto a la acusación por el homicidio de Salinas, sino que planteó la inconstitucionalidad del artículo del Código Procesal, que inhabilita a los condenados por femicidio a gozar de una libertad condicional.

Respecto a las amenazas coactivas y el abuso sexual de la hermana de la víctima fatal, el letrado dijo que Parminder no puede ser condenado por esos hechos ya que "no se pudo establecer de manera precisa el día" en que ocurrieron.

Asímismo, durante la lectura del veredicto, los jueces decidieron no hacer lugar al pedido de inconstitucionalidad planteado por la defensa y terminaron por condenar al acusado por ambos hechos, en sintonía con lo requerido por el fiscal. 

Los fundamentos de la sentencia se darán a conocer el 8 de julio próximo.

Con información de Télam