COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Pablo Marilaf es policía y papá de una nena de 9 años y una cuestión personal con ella, Jazmín, en la que la prestación social no respetó los derechos de las personas con discapacidad lo llevaron a estudiar las ciencias jurídicas para defenderse. Empezó a cursar en la Universidad local en el año 2012 y ahora, ya recibido, apunta a representar a sus compañeros en el Consejo de Bienestar Policial. Mirá el video 

Policía abogado al consejo


“No es imposible, aunque me costó mucho”, dijo el oficial inspector de la Policía Pablo Marilaf, quien en seis años se recibió de abogado sin dejar de lado su función de servidor público y principalmente a su familia.

“A mi nena le negaron al principio prestaciones asistenciales y con el estudio de la ley y la normativa comprendí que tenía que hacer valer esos derechos. A través de mi abogada pude interponer amparos contra Seros y que se respeten esos derechos”, dijo en diálogo con el portal Con Sello Patagónico. 

También lo llevaron a estudiar Derecho los conocimientos adquiridos en el Instituto Superior de Formación Policial N° 811 de Rawson, que le generó “interés en conocer y ampliar aspectos del derecho además de lo penal”, explicó.

Contó que aunque en un principio fue difícil comenzar con el estudio, luego pudo acomodarse. "Estudiaba por las noches; al principio medio despacio, y los últimos años me fue bastante bien. Los compañeros me pasaban los apuntes y mis jefes me han dado una mano; me daban permiso para los exámenes; tuve bastante acompañamiento en ese sentido”, valoró.

En diciembre pasado se recibió de abogado y ahora el título está en trámite. Este año comenzó a dar clases en el Centro de Instrucción Policial de Kilómetro 3, donde ocupa el puesto de segundo jefe e instruye a los aspirantes a policía en el módulo de Práctica y Legislación Policial.

El flamante abogado enseña la ley policial, límites constitucionales como funcionario público, normativa y reglamento interno, derechos y obligaciones. También aborda aspecto de la discriminación y cuestiones de género.

Entró a la fuerza en 2007 y actualmente continúa con sus estudios ya que participa de un curso de posgrado de la UBA (Universidad de Buenos Aires) sobre “Adolescencia y Niñez".

A su vez, anhela presentarse como representante de sus compañeros sean agentes, oficiales o suboficiales ante Consejo de Bienestar Policial de la Unidad Regional local. “Me voy a presentar", anticipó. Dijo que apunta a "conocer la problemática del personal policial para tener un mejor bienestar, además del salario", y a "incrementar derechos en cuanto a la cuestión de vida y laborales del personal”.

Explicó que al policía “a veces le cuesta expresar su problemática durante el servicio y en ese sentido hay que tratar de que no sea así, y abordar los problemas desde un sentido amplio”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!