Lorena Paredes declarará este lunes por la mañana en el inicio del juicio y organizaciones y mujeres convocaron a acompañarla. 

Lorena Paredes, fue golpeada y torturada por Luis Rubén Vidal, en octubre de 2018. Oportunamente, la justicia calificó la causa como "lesiones leves", aunque el caso tomó estado público y relevancia nacional por la brutalidad con la que fue atacada.

Según informó Zona Sur Noticias, el punto de encuentro será en las instalaciones de la Oficina Judicial ubicada en Portugal y Monseñor D' Andrea. El agresor, Luis Vidal, está libre, solo posee una tobillera y debe cumplir la prohibición de acercamiento.

Las mujeres organizadas en el colectivo #8M indicaron que quienes no puedan ir el lunes al inicio del juicio pueden sacarse una foto con un cartel con la inscripción #JusticiaParaLorena. También pueden grabar un audio de apoyo a Lorena, que incluya la frase "Justicia para Lorena". Los audios se reproducirán en el momento de la concentración.

EL CASO

En octubre de 2018 Lorena Paredes ingresó al Hospital Regional de Comodoro completamente desfigurada. La mujer acusó a su ex novio de haberla golpeado con un hierro pero para la Justicia, solo fueron "lesiones leves" y lo dejó en libertad. 

Durante meses, soportó que el hombre la acosara y la extorsionara con viralizar fotos íntimas de ella y difundirlas entre sus compañeros de trabajo. Al pretender ponerle fin a la situación, fue a la casa de la madre del acusado, Luis Rubén Vidal, para pedir ayuda, pero en lugar de eso, encontró una agresión brutal.

“Salió él del garaje con un caño, me pegó en los ojos, me agarró de las piernas, de las manos. Yo le pedía que me deje ir. Me empezó a pegar piñas, me arrastró en el piso, hasta el garaje”, relató Paredes. 

Con la vista nublada por la sangre de ese primer golpe que recibió en los ojos, solo pudo escuchar en un momento a un hombre que intentó interceder por ella. Pero su ex lo amenazó y nuevamente se quedó sola con él.

"Me encerró y me golpeó una hora, golpes y patadas en los riñones. Donde me mires estoy golpeada, yo le pedía que me dejara salir. Me tiró un bidón de aceite y se puso a fumar enfrente. Tenía una maza en la mano y me decía ‘mira lo que tengo para vos, estás en la boca del lobo’", relató ese día. 

La policía finalmente la rescató, advertida por los vecinos. Pero el hombre no estuvo detenido ni siquiera un día. La propia fiscalía consideró que las heridas de Lorena fueron solo "lesiones leves".