COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Con los alegatos de las partes concluyó este jueves el juicio oral y público que se le sigue a Abel Reyna, ex delegado del IPV en Comodoro Rivadavia, acusado de 5 delitos:  incumplimiento de los deberes de funcionario público, en concurso ideal con falsedad ideológica; exacciones ilegales en concurso ideal con falsedad ideológica; cohecho pasivo, por favores sexuales a cambio de una unidad habitacional; cohecho activo 4 hechos e incumplimiento de los deberes de funcionario público. La Fiscalía consideró que su responsabilidad penal fue probada a lo largo del proceso y solicitó 4 años de prisión de cumplimiento efectivo. En tanto el abogado defensor Guillermo Iglesias, descalificó a los testigos y cuestionó las pruebas presentadas. El próximo viernes 12 de abril se conocerá la decisión del Tribunal.

La fiscal general, Camila Banfi, pidió que Reyna sea declarado penalmente responsable de los delitos que se le imputan, considerando que a partir de las pruebas documentales y testimonios se pudo probar su responsabilidad a lo largo del debate se pudo probar con testigos. Por esto, pidió una condena de 4 años de prisión efectiva e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

En tanto, el defensor de Reyna, Guillermo Iglesias, cuestionó la prueba llevaba a juicio, descalificó a los testigos de la Fiscalía y advirtió una violación del principio de congruencia. Además consideró que la responsabilidad máxima le corresponde al entonces presidente del IPV, Ricardo Trovant, y al ex gobernador, Martín Buzzi.Pidió, por esto, la absolución de Reyna.