COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La División Policial de Investigaciones (DPI) de Comodoro Rivadavia efectuó durante el último año cerca de 450 allanamientos y secuestró más de 135 armas de fuego. 

Durante las dos primeras semanas de marzo “bajo muchísimo el delito”, explicó el segundo jefe de la división, comisario Pablo Lobos al hacer un balance de 2020.

Agregó que casi no hubo delitos contra la propiedad, pero con el correr de los meses volvieron los “robos, delitos contra la vida, amenazas con armas y entones se fue incrementando el trabajo. Después fue constante”, describió a El Comodorense.

Manifestó que "llegamos a concretar cerca de 450 allanamientos y hubo un secuestro de armas que fue el más importante de los últimos 10 años por lo menos que llevo yo en la división; secuestramos más de 135 armas de fuego”, reveló.

En cuanto a casos de violencia familiar, Lobos dijo que “esta situación de la pandemia ha generado conflictos familiares que se vieron multiplicados mayormente en cuanto a amenazas, agresiones hacia las mujeres y pudimos secuestrar muchísimas armas con las denuncias de violencia familiar”.

Sostuvo que en los delitos contra la violencia de género se secuestraron unas 50 armas de fuego, “casi la mitad de armas secuestradas fueron a través de una denuncia de la Comisaría de la Mujer”, especificó.