EL CALAFATE (ADNSUR) - El malestar en la policía de El Calafate se hace sentir, ya que, como es normal en esta época del año, se comienza a clasificar a los uniformados para su posible ascenso. El malestar se desató cuando varios efectivos supieron que no iban a ser ascendidos, por lo que dieron a conocer que uno de ellos, quien habría participado en un robo y luego en un accidente de tránsito, dejando a la víctima tirada, a principio de año fue ascendido a la jerarquía de Cabo Primero.

En la jornada de este lunes se conoció que en el predio judicial se había registrado el robo de dos motos. Fuentes policiales manifestaron que ésta no sería la primera vez que se registra un hecho de estas características en el mencionado lugar. Aseguraron que hace dos años, un policía habría estado involucrado en el robo de autopartes y que, al momento de allanarle la casa, sus compañeros encontraron dos ruedas de auto, las que fueron secuestradas.

Además manifestaron que en esos momentos se desconocería si al policía se le realizó un sumario administrativo, pero sí se supo que habría continuado trabajando con total normalidad.

En relación a este uniformado también se conoció que, luego del allanamiento en su casa, un  día se dirigía a su lugar de trabajo cuando habría atropellado a mujer, a la que habría dejado tendida y sin prestarle asistencia, informó diario Tiempo Sur.

Por este hecho tampoco se le habría iniciado una investigación administrativa, por lo que el efectivo siguió con su trabajo normal, logrando ser ascendido el 1º de enero de este año a la jerarquía de Cabo Primero.

Por otra parte, se conoció que según Ley 746 de la policía, en su Artículo Nº91, manifiesta que ningún uniformado puede ascender si tiene sumario o actuaciones administrativas abiertas. Ante esto, los policías de El Calafate se mostraron aún más molestos porque este efectivo, que en la actualidad presta servicios en la Alcaidía de la villa turística, con dos causas fue ascendido.

EL DESENCADENANTE

Durante el fin de semana, el personal de la Comisaría Segunda de El Calafate fue informado de que en el predio judicial, donde se resguardan los rodados secuestrados, habían sustraído dos motos. TiempoSur pudo saber que ésta no sería la primera vez que ocurrió un hecho de similares características en el mismo predio.

Los delincuentes habrían sacado los pequeños rodados pasándolos por sobre el alambrado del cerco perimetral que se hallaba caído para poder llevárselos.

En el lugar además de los uniformados de la dependencia, se solicitó la presencia del personal de la División Criminalística para que realicen las pericias del caso.

Mientras se realizaban las primeras investigaciones, el personal de la dependencia secuestró tres motos, las que al parecer estaban en estado de abandono en la vía pública, dos de ellas con similares características.