COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Los allanamientos, que comenzaron el sábado, se realizaron en domicilios donde residen integrantes de la familia Nieve, a quienes sindican como responsables de los hechos violentos que preocupan a los vecinos. Hubo malestar por el accionar del juez penal de turno que retaceó las autorizaciones de allanamientos solicitadas: sólo permitió 5 de 10 solicitados.

Pese a los reclamos por seguridad que realizaron vecinos de sectores conflictivos del barrio Isidro Quiroga,la Justicia penal hizo oídos sordos a los pedidos que realizara la Fiscalía penal y la Brigada de Investigaciones y solo otorgó la mitad de los diez allanamientos oportunamente pedidos para diversos domicilios ocupados por integrantes de la conflictiva familia Nieves.

Cinco fueron las diligencias judiciales que llevaron adelante entre la mañana y mediodía del domingo y contaron con la colaboración de la División Canes, Operaciones e Infantería, además de otras dependencias policiales de cada jurisdicción, todos dependientes de la Unidad Regional Comodoro Rivadavia de policía.

DETENCIÓN

Dos de los allanamientos los hicieron en cercanías de “La saladita”, la cuadra de vendedores de mercancías que limita los barrios Quirno Costa, San Martín y barrio San Cayetano. Uno de ellos se encuentra en intersección de calles 510 y 513 que fueran reusurpados por los Nieve luego de un fallido desalojo de la Secretaría de seguridad del Municipio. Según informa Crónica, en ese lugar secuestraron una cantidad importante de municiones de todo tipo y calibre, además de una carabina calibre 22, informó la policía.

Otro de los allanamientos fue en barrio Isidro Quiroga, otro en Kilómetro 8 y un quinto sobre la calle Alburúa al 2.900 del barrio Industrial donde procedieron a demorar a la madre de los Nieve, una mujer de apellido Morales y de 48 años que habría forcejeado y golpeado a una empleada policial pretendiendo obstaculizar el trabajo de requisa domiciliaria, según se informó. Fue la única detenida ya que no había órdenes de detención, tal como habría solicitado la Fiscalía.

ENJOJO CON LA JUSTICIA PENAL

Tanto el jefe de Fiscales, Juan Carlos Caperochipi como el funcionario Fiscal, Héctor Iturrioz se mostraron molestos ya que junto a la Brigada y con sólidos argumentos donde incluso hubo vecinos que se animaron a denunciar identificándose e identificando a los violentos, el juez o la jueza penal de garantías que se encontraba de turno solo entregó la mitad de las órdenes de allanamientos, en claro detrimento al pedido de seguridad por el cual abogan los vecinos en concordancia con lo solicitado tanto por investigadores policiales como la Fiscalía.

De esta manera, una vez más los integrantes de la polémica familia que azotan diversos sectores de la ciudad desde hace varios años y que en los últimos días se han metido en un territorio donde supuestamente mandan integrantes de la familia Monaldi, han salido nuevamente con la suya siendo beneficiados por la justicia.