Días atrás, la Justicia de Río Gallegos ordenó cuatro allanamientos en domicilios de la expareja de la mujer de 61 años, que es buscada hace un mes y medio en Santa Cruz.

Marcela López Frey fue vista por última vez el 22 de mayo pasado en la zona de la costanera de la capital santacruceña, y su búsqueda, por tierra, cielo y agua, se extendió hasta Río Chico, Punta Loyola y Güer Aike.

La aparición de una nota en la que señalaba que "Marcela López está enterrada en la casa de su expareja" denotó una nuevo incógnita en la investigación de su búsqueda.  El escrito llegó a la jueza Valeria López Lestón y a partir de allí comenzó un operativo para allanar las propiedades de su expareja José Luis Balado, en distintos puntos de Río Gallegos.

A un mes y medio de la desaparición Marcela López hay un nuevo sospechoso

Analía Barría, una de las hijas de Marcela López, comentó que esta semana se conocerán los resultados de las pericias. “Nosotros nos conocemos -con Balado-, mantenemos un vínculo, no queremos que le pase nada malo. No hay pruebas en su contra por ahora, por eso fuimos a calmarlo”, explicó en diálogo con La Opinión Austral tras su presencia en los allanamientos.

Antes del sábado, se espera que terminen los peritajes en los celulares del exnovio de Marcela. “Esperamos que salga algo más de información. No descartamos ninguna hipótesis. Hasta ahora no hay nada que incrimine a Balado, pero no sabemos si todo puede cambiar y dar un giro de 180 grados”, aseveró.

Asimismo, en las últimas horas apareció un nuevo sospechoso en la causa: un hombre mayor de edad al que Marcela López le alquilaba una casa y, en reiteradas oportunidades, tuvo algunos cruces con la mujer por el faltante de pago: Todavía está ahí. Se hace el pesado para pagar el alquiler, ahora se lo hace a mi hermana Rocío. En el pasado ha tenido encontronazos con mi mamá. Lo estamos analizando igual. Parece que es bastante pesado”, dijo la hija.

Y agregó que: “Ojalá que la sigan buscando a nivel nacional, a medida que pasa el tiempo y que no aparece en el agua, vamos a seguir molestando para que se hagan procedimientos en otros lados”.