La aparición de una nota en la que señalaba que "Marcela López está enterrada en la casa de su expareja" denotó una nuevo incógnita en la investigación de su búsqueda. El escrito llegó a la jueza Valeria López Lestón y a partir de allí comenzó un operativo para allanar las propiedades de José Luis Balado, en distintos puntos de Río Gallegos.

Marcela López Frey fue vista por última vez el 22 de mayo pasado en la zona de la costanera de la cappital santacruceña, y su búsqueda, por tierra, cielo y agua, se extendió hasta Río Chico, Punta Loyola y Güer Aike

Jorge Trevotich, abogado de la familia de López, señaló en diálogo con radio LU12 AM680 que "no es bueno seguir una sola hipótesis, porque si es equivocada, después difícilmente se pueda llegar a la verdad". Esto se debe a las pistas encontradas hasta el momento, como la ropa de la desaparecida que se ubicó en la zona de la costanera.

"Tenemos que plantear la hipótesis de que la ropa de Marcela pudo haber sido plantada por alguien, en especial porque estaba demasiado prolija y acomodada en el lugar donde la encontraron, eso resulta más que sugestivo", remarcó.

El abogado reconoció que conoce a Balado "desde hace muchos años" y sostuvo que lo considera "una buena persona". "Me sería difícil creer que fuera así, pero quizás algunas actitudes no le han cerrado a la familia de Marcela", mencionó.

A su vez, Trevotich comentó que desconoce si a partir de la ampliación (de una testimonial de las hijas) "ha surgido algo que convenció a la jueza de hacer los allanamientos, o si efectivamente apareció esa supuesta nota que afirmaba que el cuerpo de Marcela estaba enterrado en una propiedad de Balado".

"La hipótesis del suicido en la ría surge a partir de verla caminando por esa zona, y al día siguiente encontraron la campera y las zapatillas, pero en la investigación no ha surgido que se haya dirigido a ese muelle", remarcó el abogado. Asimismo, recalcó que la familia de Marcela "está convencida de que no tuvo intenciones de suicidarse", sentenció.