Muchas veces es difícil reconocer dinámicas familiares tóxicas porque lo tenemos súper incorporado, no conocemos otra cosa y nos parece normal. Sin embargo, podemos empezar a analizar cómo nos sentimos después de interactuar con ciertas personas ¿Salimos de un almuerzo familiar sintiéndonos mal? ¿Nos ponen apodos que no nos gustan? ¿Se ríen de nosotros? ¿Hay algo que nos parece raro? No, no sos vos, puede ser el ambiente. 

En este episodio recorremos un artículo del psicólogo Timothy Legg para analizar si crecimos en una dinámica familiar tóxica desde la infancia, cómo reconocerla en el presente y qué hacer al respecto.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!