COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El gerente de Petrominera Chubut, José Luis Esperón, opinó que el decreto del barril criollo apunta a preservar empleos y la cadena de valor de la operación petrolera, aunque advirtió que el contexto actual es muy diferente al de otras oportunidades en que se aplicó este precio de referencia para el mercado interno petrolero. “El problema hoy es la caída de la demanda, a diferencia de años atrás que al aplicarse esto, la refinerías trabajaban a pleno y aún así faltaba combustible en épocas de cosecha de la soja”, comparó el ejecutivo.

“La pandemia ha golpeado duramente a todo el sector petrolero –evaluó-, estos días se ve una recuperación en el mercado internacional, con precios por encima de 30 dólares, por la reactivación que está teniendo China, pero la pregunta es si se podrá sostener cuando en Estados Unidos vuelvan a explotar los pozos shale y aumente nuevamente la oferta de petróleo”.

En el plano local, explicó que si bien el decreto garantiza un precio de 45 dólares por barril para las productoras de petróleo no integradas, una refinadora pueda optar por no comprar el crudo a ese precio, que es más alto que el internacional y además porque al no haber demanda de combustibles, no tiene capacidad para procesar el crudo.

“La preocupación es qué pasará con la demanda y cómo irá creciendo –enfatizó-. Ese punto es clave. El motor industrial está parado y fue muy bueno ver al presidente ayer en la planta de Volkswagen, empezando a reactivar esa planta, en que trabajan 3.000 personas”.

La puesta en marcha de las industrias podría incentivar la demanda y consumo de combustibles, a fin de movilizar el mercado de combustibles, que tuvo caídas del 70 al 90 por ciento en los últimos dos meses. Sin esas ventas, cae también la demanda para producir petróleo en el país.

Desde ese punto de vista, confió en que la región no llegue a sufrir el impacto de una parada de la producción, por el alto costo que esto implica, manteniéndose la posibilidad de que el crudo de esta región siga vendiéndose en mercados de exportación, como se vio reflejado en el último mes.

“Aunque se exportó a precios bajos, es la opción para no parar la producción y otro tema importante del decreto es que se suspenden las retenciones a la exportación, que se sigan aplicando al 12 por ciento”, puntualizó.

“El escenario es muy complicado y creo que nadie esperaba una crisis tan profunda. Este decreto implica un gran esfuerzo para el Estado y otro aspecto positivo es que puede ser revisado cada tres meses, por lo que si hay aspectos para corregir, se podrá ir haciendo en la medida que se vean los efectos de su aplicación, lo que permitirá tomar las medidas correctivas que se necesiten”, concluyó.