BUENOS AIRES (ADNSUR) - El gobierno publicó el lunes a la noche en el Boletín Oficial el decreto 488/2020 que establece el precio de referencia para el mercado interno petrolero, conocido como “barril criollo”, por lo que a partir del próximo mes las regalías que cobran las provincias productoras se liquidarán a un valor de 45 dólares por barril. Horas antes, el propio subsecretario de Hidrocarburos de la Nación, Juan José Carbajales, había anticipado ante una consulta de esta agencia que la decisión era inminente.

Los alcances de la norma, que no tendrá efecto retroactivo al mes pasado, habían sido detallados por ADNSUR semanas atrás, contándose entre sus aspectos de importancia que las retenciones quedan suspendidas hasta tanto el precio internacional supere los 60 dólares.

La decisión oficial coloca el precio del petróleo argentino por arriba del internacional. La variedad Brent -que es la referencia internacional, que se utiliza en Argentina- estaba el lunes algunos centavos por debajo de los US$ 35.

Se estima que esta decisión no modificará los precios de los combustibles en los surtidores, al menos hasta el 1° de octubre. Por lo menos, eso creen que en el Gobierno. En algunas empresas sostienen que los importes actuales no alcanzan para convalidar ese "barril criollo" y que habrá que efectuar ajustes.

Las empresas refinadoras, como Raizen (explota la marca Shell) y Trafigura (con la marca Puma) aparecen como las destinadas a tener que pagar -como mínimo- un 20% más por el petróleo que si lo compraran afuera.

En el anterior gobierno kirchnerista también hubo un “barril criollo”, que la administración de Mauricio Macri desalentó, para buscar una convergencia entre el precio del petróleo nacional con el internacional.

El decreto toma en consideración “la situación actual de contracción de la demanda local e internacional, tanto del petróleo crudo como de sus derivados, producto de los efectos de la pandemia de COVID-19”, dice el texto.

Hay dos petroleras integradas, es decir que producen y refinan. Son YPF y Pan American Energy (PAE). En la compañía de mayoría estatal, el presidente Guillermo Nielsen se opuso a esta medida. El nuevo CEO, Sergio Affronti, la defendió en la reunión en la que se comunicó esta decisión. El ejecutivo se sentó junto con Matías Kulfas, el ministro de Desarrollo Productivo. La secretaria de Energía depende de su ministerio. El subsecretario de Hidrocarburos, Juan José Carbajales, fue el que trabajó los detalles.

El barril criollo era pedido por los gobernadores de las provincias petroleras, como una forma de garantizarse cierto nivel de regalías. El neuquino Omar Gutiérrez encabezó los pedidos. También la mandataria de Santa Cruz, Alicia Kirchner.