COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Con la llegada del verano y los días cálidos, muchos padres se preguntan que tipo de calzado será el adecuado para los más chiquitos. En principio, hay que tener en cuenta que los zapatos abrigan, protegen, modelan y brindan equilibrio al caminar, por eso es tan importante elegir un calzado adecuado para cada etapa del crecimiento, para cada actividad y cada clima. Y en esta elección, la forma, el material y el tipo de calzado, juegan un rol fundamental.

SI para los adultos usar un calzado incómodo significa una tortura, para los chicos, tener un zapato cómodo y que se adapte a cada etapa de su crecimiento es muy importante. Un bebé que gatea no necesita los mismos zapatos que uno que empieza a dar sus primeros pasos. En su local de Belgrano 927 (Comodoro Rivadavia), "Bebé de mamá" brinda un amplio asesoramiento para que los padres puedan elegir el calzado adecuado para cada momento de su pequeño.

 

 

 

 

 

El bebé que gatea
El pie del bebé está en constante evolución y un zapato que le apriete o le quite libertad de movimientos podría ser perjudicial, incluso provocar malformaciones. En esta etapa el calzado sirve para mantener calentitos los pies del bebé. Debe ser suave, flexible, aireado y, por sobre todas las cosas, muy cómodo. Los materiales utilizados en su fabricación deben ser ligeros y suaves como tela, lana, piel o lona. Y la planta tiene que ser lo más fina posible para que no moleste. Hay que cuidar que no tenga costuras así se evitan lastimaduras.

 

 

 

 

El bebé que se pone de pie

El bebé ya comienza a explorar el mundo que lo rodea, algunos gatean y otros dan sus primeros pasos. Sus zapatitos deben brindarle seguridad y proteger sus pies. Se recomienda usar zapatos de aprendizaje, que deben ser hipoalergénicos, de materiales suaves y tener una planta con forma y con base antideslizante. La puntera debe contar con un refuerzo para proteger los dedos del roce y de los golpes. También deben ser ergonómicos, para que les dé libertad de movimiento a la articulación del tobillo.

 

 

 

El bebé que empieza a dar sus primeros pasos
Cuando el bebé ya se atreve a desplazarse por sí mismo, necesita zapatos que le den seguridad y le protejan el pie, pero que le sigan resultando cómodos, pues su pie se sigue modificando. Deben aportar la dosis perfecta de flexibilidad y firmeza. Deben contribuir a mejorar la estabilidad sujetando el tobillo a la vez que protegen el pie.
La suela debe ser de caucho o de goma para evitar resbalones, y lo suficientemente flexible como para que le permita flexionar el pie. El tejido no debe ser demasiado rígido ni con topes duros, ni costuras o salientes que puedan provocar rozaduras. Lo ideal son los zapatos de tejidos resistentes, nobuk o de piel, pero no durísima, reforzados en la puntera y el contrafuerte para proteger al pie de posibles golpes. En cuanto al cierre, conviene evitar los cordones porque podría tropezarse y caer. Mejor el velcro, o hebillas y que se abra lo suficiente como para poder meter el pie con comodidad.

A la puerta de tu casa

Bebé de Mamá cuenta con una amplia variedad en calzado para bebés no caminantes (talles del 13 al 17) y bebés caminantes (talles 17 al 26), como zapatillas, sandalias, ojotas, guillerminas, panchitas, calzado de vestir, crocs (suecos de goma), pantubotas, entre otros.

Modelos divertidos y con detalles que destacan de lo tradicional, y un abanico de colores para elegir con una excelente relación entre precio y calidad para cuidar los pasos de tu hijo desde sus comienzos.

Además, realizan envíos a Sarmiento, Caleta Olivia, Alto Río Senguer, Trelew, Puerto Madryn, Esquel, Rawson, Río Mayo, Puerto Deseado, Trevelin, entre otros puntos del país.

 

Consejos para elegir el mejor zapato para los chicos

 - Debe "sobrar" aproximadamente un centímetro desde la punta del dedo "gordo" hasta el borde interno de la punta del zapato
 - Debe ser liviano, de un material flexible y poroso, como el cuero
 - El ancho y el alto del antepie del zapato debe quedar bastantemente suelto y holgado como para que no le aplaste los dedos
 - El taco que tenga el zapato debe ser de 2 centímetros aproximadamente, para que el peso de todo el cuerpo se distribuya de manera pareja entre la parte anterior y la posterior del pie. Asimismo, la base tiene que ser ancha para darle mayor estabilidad al talón
 - El talón tiene que estar reforzado con el contrafuerte para darle mayor estabilidad
 - Los materiales de confección deben ser flexibles, así le facilitará los movimientos naturales al pie
 - La suela tiene que ser flexible, para que el movimiento siga el sentido talón – punta. Además tiene que ser de un material antideslizante para evitar que el niño/a resbale
 - Las costuras en el lado interno tienen que ser de un material resistente y muy suave para que no lastimen la piel. Igualmente, es recomendable que usen medias de algodón para todo zapato cerrado.