El actor francés Jean Paul Belmondo, al que varias generaciones de mujeres transformaron en un ícono, falleció a los 88 años.

Intérprete en filmes como "Sin Aliento", fue un símbolo del cine europeo, con fama de seductor y pícaro.

Según el diario español El Mundo, el abogado del actor hizo el anuncio del deceso de quien en 2011 recibió la Palma de Honor a su trayectoria en el Festival de Cannes, el León de Oro a toda una vida en el Festival de Venecia 2016 y el homenaje de la Academia de los César durante la entrega de los premios del cine francés en 2017.

Dueño de un carisma y magnetismo con la cámara, producto de su calidad actoral y sensualidad, Belmondo se convirtió en un ícono del movimiento Nouvelle Vague de la mano de directores como Jean Lic Godard, Francois Truffault y la realizadora Angés Varda, además de haber estado bajo las órdenes del maestro italiano Vittorio de Sica.

Hijo de un escultor francés y hermano del productor Alain y la bailarina Muriel, Belmondo comenzó su carrera con sus estudios en el Conservatorio Nacional Superior de Arte Dramático de París.