GAN GAN (ADNSUR) -  La pastora de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Gan Gan, Mariluz Montesinos es uno de los pocos referentes religiosos que tiene la comunidad, y se refirió a la expectativa por el avance del proyecto de zonificación minera en la Meseta del Chubut debido a las carencias “de todo tipo”, que existen en la región y que son -muchas veces -motivo de la búsqueda de contención espiritual que lleva adelante.

Montesinos es oriunda de Puerto Madryn y vive hace 14 años en Gan Gan, y lamentó tener la experiencia personal de ver a sus hijos irse del pueblo por la falta de oportunidades laborales y educativas. Dos de sus cinco hijos se fueron a Trelew, y una tercera, de 19 años y recién egresada de la secundaria, está pronta a a irse también.  

 “Los primeros años fueron iguales de complicados, porque falta lo principal y esencial, que es el trabajo. Hay muchas carencias de todo tipo: laboral, económica, de infraestructura. Falta un desarrollo total. Recién tenemos gas desde hace 2 años, pero hay mucha gente que todavía está con leña. Y para contar con el servicio tenés que tener trabajo”, recordó. Y afirmó que “Nosotros padecemos acá”, mientras aclaró que “No tenemos la zona asfaltada. Pasamos inviernos crudícimos. Tener que enviar a los hijos en pleno invierno a la escuela es muy duro”.

Además de ejercer como líder religiosa, Montesinos dijo que cuando tiene la oportunidad cuida a algunos abuelos pero gana muy poco: “Me gusta este lugar, aunque muchas veces tuve la intención de volver a Madryn. Los hijos tienen que irse, es una realidad. Y eso requiere mucho esfuerzo de los chicos y de sus familias. Acá no hay posibilidades para encontrar trabajo, por más que estudien”,  dijo.

La pastora también se refirió al trabajo de contención en la iglesia, y destacó que “Es preocupante para nosotros, más allá de toda la pandemia y la contención que fue necesaria. Contengo a la gente de alguna manera y uno intenta seguirles ayudando al alcance de lo que uno tiene, tanto material pero sobre todo espiritual”. Y contó que en su iglesia hay ocho miembros activos: "Nos seguimos manejando en el ámbito espiritual y conteniendo. En la localidad somos 4 pastores, y cada uno hacemos lo que podemos, aportando y ayudando”, señaló.

Y acerca de la posibilidad del desarrollo de la minería en la región, expresó que “Hace años que se está generando esa expectativa. Este último año se generó la posibilidad. Nosotros con mi familia estamos dando el sí a la minería. Como persona, veo el poco crecimiento, todo estancando, los campos desolados, animales sin comida, agricultura cero, ganadería tampoco”.   Mientras agregó que “No tengo tanto conocimiento, pero por lo que puedo observar la gente está pidiendo trabajo. Y el pueblo necesita crecer”, indicó a Sur Actual.

Montesinos se mostró respetuosa de las distintas posiciones en relación con el tema, y aclaró que “Cada persona tiene su pensamiento y se respeta. Pero de mi parte, estamos dando el apoyo, porque queremos que los hijos se queden en nuestro lugar y no tengan que irse”.