Ius cuestionó la entrega informal de viviendas porque “en principio tendrían que haber llamado a nuestra abogada y no lo hicieron. Llamaron a 10 socios que supuestamente están en condiciones de recibir la vivienda. De ellos, dos estaban equivocados”.

Y sostuvo que “los terrenos son de cada uno. Hay que entregar el lote y manzana según el municipio. No fue un pacto de palabra, se hizo con escritura pública. En la primera parte la municipalidad nos da un título de propiedad y en la segunda un convenio”.

Ius recordó que son “126 viviendas en total, las cuales no se hicieron con plata de Provincia sino de Nación” y agregó que si bien “la prioridad es para la familia, en ningún momento quedamos excluidos como personas solas”.

La referente de la cooperativa, también remarcó que “el sorteo de las casas tiene que ser público y por medio de escribano. Desde hace muchos años que no se hace porque son ellos los que digitan a dedo a quién les dan o no. Como tampoco publican el listado de los beneficiarios” de modo que “vienen a ponernos leyes que no cuadran cuando ellos vienen haciendo mal desde hace muchos años atrás”.